Cinco Síntomas de que Quieres Romper con un Amigo

Estos son los síntomas que muestran que una relación de amistad está llegando a su fin en tu vida y quieres romper esta historia.
Cinco Síntomas de que Quieres Romper con un Amigo

No solo los vínculos de pareja llegan a su fin, en ocasiones, son las relaciones de amistad las que tienen un punto final. Y sin embargo, este tipo de lazos sufren un desgaste progresivo porque con mucha frecuencia, la persona confía en que el tiempo arregle el desencanto. ¿Cuáles son los síntomas de que quieres romper con un amigo?

1. No te apetece quedar nunca

Nunca o casi nunca. Quedas por una especie de deber interno que tú mismo te has puesto, por lealtad a esta historia. Sin embargo, no tienes ganas de compartir planes con esa persona. Hace tiempo que tienes la sensación de que no tenéis nada en común. Los temas de conversación de vuestros planes no te gustan.

No te apetece quedar nunca y cuando llega el momento de acudir al plan observas ese tiempo como una auténtica pérdida de energía porque sabes que vuelves a casa mentalmente agotado por ese tiempo vivido a medias.

2. Insatisfacción personal

La amistad verdadera nace de la admiración de observar a un amigo con sus virtudes. Sin embargo, cuando quieres terminar una amistad, fluye en ti el constante latido de la queja como una voz interior que cada vez es más fuerte y más real. Una voz interior que te dice que tú debes seguir tu camino y esa persona el suyo.

3. Razones objetivas

En muchos casos, esta decisión de acabar con una amistad también nace por razones objetivas. Por ejemplo, esa persona te ha mentido en numerosas ocasiones. O te ha utilizado. Cuando existen causas objetivas, entonces, el adiós es más sencillo. En este tipo de casos se produce un efecto de acumulación, llega un momento en el que ya no puedes más.

4. Añoras el pasado

Así como ocurre en el enamoramiento, cuando quieres romper una amistad también echas de menos los inicios de este vínculo. Inicios marcados por la ilusión, la alegría y la esperanza de haber conocido a alguien interesante que suma cosas buenas a tu existencia. Ahora, todo eso ha quedado atrás de un modo inevitable.

5. Pensamiento imaginario

En tu interior, tienes el pensamiento imaginario de romper todo el contacto con esa persona. Empezando, por ejemplo, por las redes sociales. Te gustaría acabar con esta amistad, quedarte con lo bueno que habéis compartido, sin tener que dar el paso de hablar con esa persona y explicarle la situación. Te gustaría que se dé cuenta por sí misma de que ya no existe el mismo nivel de receptividad para quedar.

El amor no siempre es para siempre. A veces, ocurre lo mismo con la amistad. Y eso no significa que dos amigos no se hayan tenido un aprecio sincero y desinteresado. Simplemente, las personas cambian, evolucionan y no siempre lo hacen en la misma dirección. Unos amigos se marchan y otros nuevos llegan a tu vida. Por tanto, intenta fluir con la existencia y observar el lado bueno de la realidad.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies