Cinco Tipos de Personas Difíciles

Actualmente, se utiliza mucho el concepto “personas tóxicas“. Sin embargo, reflexionando éticamente sobre el uso de este término, deberíamos pensar en cómo hacemos sentir a alguien cuando le etiquetamos de este modo. O también, cómo nos sentimos nosotros mismos cuando observamos en nuestro carácter algún rasgo que puede dificultar nuestras relaciones con los demás. Esta es una de las razones por las que resulta más terapéutico el término personas difíciles. Porque la dificultad se supera, se puede ir más allá de esta barrera. Por el contrario, lo tóxico transmite el mensaje de algo dañino que hay que evitar a toda costa. Por esta razón, hoy en Psicología y Autoayuda describimos cinco tipos de carácter difícil, no para señalar con el dedo o censurar moralmente este tipo de comportamientos que todos hemos podido tener en algún momento. Sino para seguir creciendo y evolucionando que esto es de lo que trata la vida al fin y al cabo.

Cinco Tipos de Personas Difíciles

Cinco caracteres difíciles

  • 1. El pasivo. Aquella persona que se adapta de un modo tan permeable al entorno que nunca llegas a saber exactamente qué quiere, qué piensa y qué pasa por su cabeza. Tener una relación de amistad con una persona que está en este punto es muy difícil. Echarás de menos que esa persona tome la iniciativa en los planes y no se limite únicamente a actuar a modo de estímulo y respuesta.
  • 2. El sabelotodo. Seguramente en algún momento te has encontrado con alguien que incluso estando equivocado en su opinión, hablaba como si realmente supiera de todo y tuviese una seguridad absoluta en sus palabras. El sabelotodo también conecta con el complejo del orador frustrado en una conferencia. Alguien del público toma el turno de palabra en la ronda de preguntas para su propio lucimiento, dando un discurso que está fuera de contexto. Esta personalidad es especialmente difícil si te encuentras con un sabelotodo que te corrige constantemente en el trabajo.
  • 3. El que se queja por todo y por más. El que se considera víctima universal de la humanidad. Todas las cosas le pasan a él. Es agotador convivir con una víctima porque te acaba haciendo sentir culpable de sus propios sufrimientos si no te proteges adecuadamente frente a posibles imprevistos.
  • 4. El eterno insatisfecho. Te echa en cara cosas constantemente, te hace sentir como si no le tuvieras en cuenta porque sus demandas con elevadas y su nivel de atención infinito. Y a ti esto te produce el efecto contrario al que pretende. Cada vez te apetece menos quedar con él.
  • 5. El amigo ausente. Ese que está, sin estar. Le envias mensajes de whatsapp que no contesta. Se acuerda de ti de ciento a viento. Y aún así, te hace creer que es tu amigo mientras tú te agotas mentalmente intentando entender qué pasa en esta relación o qué lógica hay detrás de ciertos comportamientos de poco compromiso e interés hacia ti.

Todos somos difíciles en muchos momentos. Por esta razón, es positivo observar la dificultad como un aliciente para avanzar en la dirección de la alegría.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.