Cómo Es la Ansiedad en Grado Intenso

La ansiedad es un malestar psicológico que, sin embargo, trasciende al plano físico. Es un malestar que te agota hasta el punto de creer que estás gravemente enfermo. De hecho, uno de los temores frecuentes de quien sufre un episodio de ansiedad es el miedo a morir. Y sin embargo, cuando acude al médico creyendo que tiene algo en su corazón, recibe la confirmación de que se encuentra perfectamente de salud. Pero en realidad, sí le ocurre algo: sufre ansiedad.

Cómo Es la Ansiedad en Grado Intenso

Qué efectos produce la ansiedad

La ansiedad te hace sentir débil, te hace sentir que no puedes más. Te lleva al agotamiento de sobrevivir a una jornada normal, sintiéndote un auténtico héroe porque en muchos momentos, puedes llegar a sentir incluso mareos. La ansiedad va acompañada de un pensamiento recurrente: “No puedo”. La visión de tu mapa del mundo en este tipo de circunstancia es la de la amenaza, es decir, te colocas a la defensiva ante cualquier imprevisto que te hace salir de tu zona de confort.

El mundo te da miedo. Este es otro de los síntomas de la ansiedad en grado intenso. Es como si tuvieses que hacer un gran esfuerzo para adaptarte al mundo en este tipo de circunstancia, como si todo pudiera desbordarte. Incluso aquellas cosas que no te implican directamente, por ejemplo, malas noticias que conoces a tu alrededor y que las vives como propias.

En realidad, la ansiedad es un síntoma que nos envía el cuerpo. Y como tal, es una información positiva si sabemos escucharla. Es la información de que algo no va bien y necesitamos ayuda para repararlo. De lo contrario, no escuchar los síntomas de la ansiedad en su fase inicial puede derivar en algo peor, por ejemplo, en depresión.

Qué hacer ante la ansiedad

Uno de los consejos que debemos tomar cuando estamos en este punto es descansar. Es decir, intentar llevar la vida con otro ritmo. El exceso de trabajo no ayuda nada a una persona que está más débil porque no se encuentra bien.

Puede que también necesites llorar. Y es verdad que llorar no soluciona todos los problemas, sin embargo, sí ofrece un alivio, un consuelo, un desahogo. Y esto ya es de por sí importante como terapia para canalizar las penas y filtrar el dolor.

Para superar la ansiedad también es muy importante pedir ayuda psicológica, iniciar un proceso terapéutico porque el dolor se sana, principalmente, a través de la palabra. En algunos casos, puede ser necesario también un tratamiento farmacológico, sin embargo, no en todos los casos. Y en cambio, lo que sí se requiere en cualquier circunstancia es la terapia de la palabra.

La ansiedad se puede superar y, en su parte positiva, deja una fortaleza emocional a quien la ha vivido. No hay que confundir el hecho de tener ansiedad con ser una persona débil, porque en realidad, es muy posible que quien sufre ansiedad sea, simplemente, una persona muy sensible o que se encuentra en un momento de mayor hipersensibilidad. O también, puede que haya cargado durante mucho tiempo en solitario con el peso de un dolor que le ha desbordado.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.