Cómo Ser Valiente para Luchar por tus Sueños

La felicidad depende, en gran medida, de la valentía de luchar por un propósito de vida con el coraje de mirar de frente a los sueños. A veces, nuestra valentía se evapora al compás de los miedos, los recuerdos negativos del ayer, las decepciones del pasado o el pensamiento negativo. Año tras año se repite una situación similar. Las personas comienzan un nuevo año con nuevos propósitos que, en muchos casos, son muy poco originales. Tanto que en el mes de febrero se olvidan por completo.

Cómo Ser Valiente para Luchar por tus Sueños

¿Cómo ser valiente para luchar por tus sueños?

  • 1. En primer lugar, arriesgando por esos deseos, es decir, buscando metas que sean un aliciente real de cambio y superación. Si una meta no roza tu corazón de cerca pronto te aburrirás de ella y querrás otra opción. Es probable que vivas con mucha prisa, sin embargo, si quieres tener sueños con un color nuevo es necesario que alimentes esos sueños.
  • 2. Puedes encontrar distintas fórmulas para llevar a cabo tus sueños. No siempre tendrás que asumir el vértigo de arriesgar en soledad. Por ejemplo, muchos emprendedores deciden compartir su idea de negocio con un compañero que tiene unas expectativas compatibles. Es decir, puedes encontrar un socio que complemente tu sueño.
  • 3. Ojalá que la edad te dé fuerza para darte cuenta de que el tiempo pasa y es imposible volver atrás. Cada año que cumples es un impulso para vivir más tu presente y proyectar menos el pasado.
  • 4. Es probable que en tu entorno tengas algunas personas que, sin ningún tipo de mala intención, te roban esperanza en tus sueños. Personas que, en su propia vida, han ido perdiendo confianza en sí mismas y proyectan su propia negatividad a los demás. No se trata de tener una fe ciega en cualquier propósito y de dar saltos al vacío. Es recomendable encontrar el equilibrio de la prudencia.
  • 5. ¿Y cómo encontrar este equilibrio de la prudencia? Realizando el ejercicio DAFO personal. ¿Qué significa esto? Enumera las fortalezas, las debilidades, las oportunidades y las amenazas de ese sueño. Toma lápiz y papel y realiza anotaciones en estos cuatro apartados.
  • 6. Encuentra tu camino. Generalmente, existen muchas formas distintas de llegar a un destino. Encuentra tu forma, recorre tu camino de un modo personalizado. Generalmente, el camino de una persona idealista es distinto al de una pragmática. El camino de alguien tímido es diferente al de una persona muy sociable. Pero ningún camino es mejor que otro sino personal y único.

Entrados en la recta de final de año es un buen momento para que hagas inventario de las metas que has logrado en 2016. Y también, de esos sueños que te hubiese gustado lograr y que no has conseguido. Esta reflexión te ayudará a tener una visión realista de ti mismo y de tus circunstancias. Una vez que conozcas el punto de partida, estarás más preparado y con mayor realismo para evolucionar y lograr nuevas ilusiones de fuerza, motivación y vida. Porque la vida sin sueños, es menos vida. Y la vida sin esperanza, también es más gris.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.