Cómo Elevar el Ánimo Después de un Fracaso

Cómo elevar el ánimo después de un fracaso

Los fracasos duelen tanto que incluso nos hacen dudar de nosotros mismos. Cuando estamos en un momento de bajón somos mucho más vulnerables ante el efecto negativo de las derrotas puesto que la interpretación que hacemos de este hecho puede hacernos poner nuestro propio valor en los resultados externos de una acción. Estamos en el inicio de un nuevo año, y más allá de cualquier pensamiento optimista, también es realista asumir que es probable que a lo largo de los doce meses sintamos en primera persona alguna decepción que nos hiere. En este artículo en Psicología y Autoayuda te damos las claves para elevar el ánimo después de un fracaso y cuidarte a ti mismo con el corazón.

Autoestima frente al fracaso

  • 1. No mires solo a ese fracaso. Amplía el ángulo desde el que interpretas la realidad para elaborar una lista y no quedarte estancado en un hecho triste. Cambia tu interpretación de los hechos: no has vivido un fracaso sino un obstáculo que debes salvar para alcanzar tu meta definitiva.
  • 2. No te encierres en ti mismo. Cuando quedes con tus amigos para quedar un café, evita quedarte estancado y dando vueltas y vueltas a tu situación. Muestra interés por la vida de los demás, hazles preguntas que te permitan conocer mejor a las personas que te acompañan en la vida.
  • 3. Date un tiempo determinado para descansar, es necesario después del esfuerzo realizado para resistir el dolor emocional que produce la derrota. Sin embargo, una vez hayas cumplido tus plazos de descanso, sigue adelante, no te quedes dando vueltas y vueltas a lo que ha pasado. No te coloques en el rol de víctima. No pospongas para mañana el inicio de un nuevo intento. Este tipo de actitud nos mantiene pegados a la zona de confort ante el deseo de evitar el sabor amargo de una nueva derrota. A veces, tenemos que intentarlo muchas veces para lograr un fin importante. Valora muy bien cuándo tiras la toalla porque puede que estés más cerca de tu meta de lo que habías imaginado.
  • 4. Date un premio porque te lo mereces. Algunas personas solo se premian si consideran que son merecedoras de ello al haber logrado el resultado final. Cambia el chip, también mereces mimarte cuando sufres una decepción. Lo importante es que lo has intentado y has luchado por aquello que es importante para ti.
  • 5. Para superar un fracaso también debemos ser objetivos y críticos con el objetivo de poder analizar qué ha pasado, qué es lo que ha fallado y qué podríamos hacer de otro modo en el futuro con el objetivo de obtener resultados diferentes.
  • 6. Un fracaso es puntual en la realidad pero puede ser eterno en la mente de quien no se despega de aquello que ha pasado. Si has vivido una derrota, déjala ir. Tu valor no depende de esa vivencia. Sigue avanzando porque solo así lograrás nuevos objetivos. Lucha por alcanzar tus sueños siendo consciente de que tu fuerza interior tiene un gran poder transformador de vida.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.