Consejos para Dejar el Rol de Víctima

Consejos para Dejar el Rol de Víctima

El rol de víctima no nos ayuda a sentirnos mejor con nosotros mismos. Especialmente, cuando nos estancamos en la posición de la queja frecuente y valoramos de un modo más constante aquello que nos falta que aquello que tenemos. El rol de víctima minimiza tu potencial de felicidad, no te permite visualizarte a ti mismo en todas tus posibilidades de desarrollo personal. El pesimismo que acompaña al rol de víctima es tan agotador que esta es una de las razones por las que tenemos que hacer un esfuerzo extra en este tipo de situaciones para pensar de otro modo. En Psicología y Autoayuda te damos las claves para no quedarte estancado en este rol.

Consejos de inteligencia emocional

  • Decide qué quieres para ti en tu vida. Evidentemente, la realidad no se transforma por completo a partir de este giro de pensamiento pero sí abrimos nuevas puertas que pueden poner luz allí donde antes solo existía una realidad en blanco y negro. A modo de ejercicio de coaching puedes realizar la tarea de escribir tu guión de vida para este nuevo curso 2015-2016. Anímate a soñar, alimenta el inconformismo saludable y confía en ti.
  • Cuando una persona se posiciona en el rol de víctima comete el error de cerrarse puertas porque se comporta como si solo existiese una opción posible ante cada conflicto. Alimenta tu creatividad para encontrar un plan B y crear distintas alternativas de acción. Para ello, puedes realizar el ejercicio de crear una lluvia de ideas en la que enumerar posibles soluciones a un conflicto.
  • Podemos buscar apoyo en amigos y familiares para encontrar compañía en nuestra vida. Sin embargo, encontrar apoyo no es sinónimo de delegar la felicidad en manos de una tercera persona. Cuando nos posicionamos en el rol de víctimas nos comportamos como si un ángel de la guarda fuese a llegar de forma inesperada a nuestra vida para rescatarnos. Es muy importante marcar distancia entre el mensaje mágico que transmiten muchas películas y la realidad misma. En la aventura de la vida debes disponerte para ser tu propio héroe a partir de acciones cotidianas que te permitan cuidar de ti.
  • Para dejar de posicionarnos en el rol de víctimas tenemos que dar un primer paso que nos ayude a dejar de estar en el punto en el que estábamos pero sin esperar que ese primer paso sea la solución definitiva. Ese primer paso tiene un valioso valor emocional porque es un impulso de fuerza que te anima a seguir adelante. Conviene no infravalorar ese primer paso puesto que muchas personas están estancadas durante mucho tiempo  en su situación, por tanto, conviene valorar ese esfuerzo inicial que puede alimentar la automotivación de quien desea dejar de comportarse como un espectador de su propia vida para llegar a ser un protagonista feliz.
  • Cambia cada queja que viene a tu mente por un pensamiento positivo y creativo. Entrena este hábito para construir una filosofía de optimismo vital.  Debes tener paciencia contigo mismo para que el hábito dé frutos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.