Cómo Relacionarte con una Persona Difícil en el Trabajo

Cómo Relacionarte con una Persona Difícil en el Trabajo

No elegimos a nuestros compañeros de trabajo. Llegamos a una empresa en la que ya existe una dinámica establecida y un equipo formado. Y entonces, descubrimos que nos llevamos mejor con unas personas que con otras. Pero el verdadero sufrimiento surge cuando tenemos que convivir (en el trabajo también se convive y no solo en casa) con un compañero que nos corrige constantemente, alguien que parece que siempre tiene el último comentario respecto de aquello que hacemos. Al relacionarte con una persona difícil lo primero que tienes que evitar es ponerte a su altura. Es decir, no sumes tú todavía más dificultad a la situación sino que intenta mantener tu higiene mental para cuidarte y protegerte.

Qué hacer en ese caso

De entrada, puedes plantearte cualquier opción menos la que más puede apetecerte en ese momento: dejar ese empleo y buscar otro. Si actuamos de este modo corremos el riesgo de encontrarnos con la misma situación en el futuro pero en una empresa distinta. Por tanto, afronta esta situación como una ocasión para entrenar habilidades que serán muy valiosas en tu vida.

Intenta limitar tu contacto con ese compañero a lo estrictamente profesional, sin embargo, no centres tu energía en él. Potencia otras relaciones laborales que sí nutren tu autoestima. Cuanta más indiferencia perciba este trabajador por tu parte, más posibilidades tienes de que finalmente se canse y rompa este juego psicológico.

Sin embargo, sí es muy importante que no adoptes un rol pasivo en la relación y que marques tus límites con claridad. En relaciones de este tipo pueden surgir reproches personales, sin embargo, es más importante que te centres únicamente en describir posibles acciones y hechos concretos. De este modo, mantienes la mayor objetividad posible en tus argumentos.

Si existe posibilidad en tu empresa de ascender profesionalmente, podrías plantearle a tu jefe tu deseo de cambiar de puesto. Sin embargo, en ese caso es recomendable que no justifiques tu petición a partir de este mal clima laboral en el equipo sino por un deseo de desarrollo profesional más profundo. Pero esta opción es poco viable si acabas de integrarte a la empresa de la que formas parte.

Busca puntos de apoyo

Cuando vivimos una situación de este tipo tendemos a sentirnos desbordados por una especie de ansiedad que nos arrastra incluso en nuestra vida cotidiana. Y es que, la incomodidad de saber que al día siguiente tendremos que lidiar con la misma situación puede llevarnos al deseo de querer vivir en un eterno fin de semana.

Sin embargo, es positivo buscar apoyo a nivel de resiliencia personal: realiza cursos de ocio, sal a caminar todos los días, cuida tu alimentación, escucha más música, disfruta de la lectura de libros de autoayuda, comparte tiempo en familia, realiza técnicas de relajación, escribe ideas positivas en tu diario… Son solo algunas ideas. Pero también puedes recibir apoyo psicológico a través de una terapia personalizada si la situación ha empezado a alterar tu rutina de vida y quieres recuperar el control de tu carrera.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.