El círculo vicioso del exceso de amabilidad

Ser amable es bueno, es más, ser amable es necesario para la salud mental y la buena convivencia, pero qué pasa cuando de repente una persona rebasa los límites de la amabilidad y comienza a tener un tipo de amabilidad tóxica para sí misma, en la cual esa persona solamente vive para complacer a los demás, olvidándose muchas veces de ella misma y lo que necesita.

images

El círculo vicioso del exceso de amabilidad

 

Cuando nos encontramos ante un tipo de personas que cuentan con una amabilidad excesiva, en la que se puede ver claramente que ponen a los demás por encima de ellos, ese tipo de personas tienen una profunda necesidad de atención y aprobación de todo el mundo.

Esta es la forma que tienen estas personas para  sentir que alguien valora sus sentimientos. Es decir, detrás de una persona excesivamente amable, se esconde una persona muy insegura que no es capaz de luchar por ella y siente que no tienen cualidades que se pueda valorar, por eso busca agradar al máximo a todas las personas que están a su alrededor.

Este tipo de comportamientos, también se ve mucho cuando una persona engrandece a otra hasta el máximo de sus posibilidades y muchas veces por encima, por ejemplo, en un grupo de amigas una de ellas siempre habla maravillas de otra y es excesivamente amable con ella, dejando que se pueda lucir. Esto es un mecanismo de autodefensa. Si nadie se fija en esa persona insegura, sino en las personas que tiene a su alrededor, nadie podrá hacerle daño.

Cuando nos encontramos con este tipo de personas, lo más probable es que hayan tenido una educación en la cual le enseñaron que sus sentimientos no valen nada  o al menos que valen mucho menos que todas las personas que están a su alrededor.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.