El Impacto Mental y Emocional del ESTRÉS

Los investigadores en el campo de la psiconeuroinmunología (PNI) estudian las formas en que el sistema inmunológico y el sistema nervioso se comunican entre sí y afectan la salud mental y emocional de las personas. A pesar de que el campo es relativamente nuevo, muchos estudios han sido diseñados para examinar la influencia de los sistemas inmune y nervioso sobre las consecuencias psicológicas del estrés.

La investigación de PNI sugiere que el estrés crónico puede conducir o exacerbar trastornos del estado de ánimo como depresión y ansiedad, trastorno bipolar, problemas cognitivos (de pensamiento), cambios de personalidad y comportamientos problemáticos.

Estrés y Depresión

El Impacto mental y emocional del estrés

Los subproductos de las hormonas del estrés pueden actuar como sedantes (sustancias químicas que nos hacen calmar o fatigar). Cuando estos subproductos de hormonas ocurren en grandes cantidades (lo que sucederá bajo condiciones de estrés crónico), pueden contribuir a una sensación sostenida de baja energía o depresión. Los patrones habituales de pensamiento que influyen en la evaluación aumentan la probabilidad de que una persona experimente el estrés como negativo, como la convicción de que usted es incapaz de manejar o prevenir el estrés.

Es normal experimentar una variedad de estados de ánimo, tanto altos como bajos, en la vida cotidiana. Mientras que algunos sentimientos negativos son una parte de la vida, a veces, la gente cae en sentimientos deprimentes que persisten y comienzan a interferir con su capacidad de completar actividades diarias, mantener un trabajo y disfrutar de relaciones interpersonales exitosas.

El término depresión mayor se utiliza para describir tales períodos de depresión prolongada, incesante y profunda.

Los síntomas de la depresión mayor pueden incluir:

  • problemas de sueño;
  • fatiga;
  • Cambios en el apetito;
  • Sentimientos de inutilidad, odio propio y culpa;
  • Incapacidad para concentrarse o tomar decisiones;
  • Agitación, inquietud e irritabilidad;
  • Retirarse de actividades típicas placenteras;
  • Y sentimientos de desesperanza y desamparo.

El trastorno de depresión también se asocia con un aumento los pensamientos suicidas y las acciones suicidas, y puede hacer a una persona más vulnerable a desarrollar otros trastornos mentales.

Estrés y trastorno bipolar

De los tipos de estrés, el estrés crónico y/o severo también puede afectar negativamente a las personas con trastorno bipolar. Esta enfermedad, también conocida como depresión maníaca o trastorno afectivo bipolar, implica cambios dramáticos en el estado de ánimo, nivel de energía y un comportamiento de los altos niveles de manía (un polo) a los bajos de la depresión mayor (el polo opuesto).

La manía se caracteriza por:

  • un estado de ánimo eufórico (alegre, enérgico),
  • una hiperactividad,
  • una visión positiva y expansiva de la vida,
  • una sensación inflada de autoestima
  • y un sentido de que casi todo es posible.

Cuando en un estado maníaco, las personas con trastorno bipolar tienden a experimentar una disminución de la necesidad de dormir, los pensamientos se aceleran, el habla se hace más rápida y la distracción aumenta. Los individuos maníacos típicamente muestran mal juicio e impulsividad, y son propensos a participar en comportamientos peligrosos.

Los individuos con trastorno bipolar cambian de “Mania a los síntomas de Depresión Mayor”, que describimos anteriormente.

Los individuos bipolares que están en un estado deprimido a menudo:

  • pierden el interés en las cosas que solían darles placer;
  • Desarrollar problemas de sueño;
  • Constantemente se sienten cansados y fatigados;
  • Y tienen estados de ánimo angustiados, negativos e infelices, irritabilidad, temperamento corto y / o agitación.
  • Además, la ira, la culpa, el fracaso y sentimientos desesperados pueden ser experimentados.

Las personas con trastorno bipolar cambian de estado de ánimo maníaco a deprimido a lo largo de días, semanas o meses. E

ste ciclo de humor interrumpe el funcionamiento diario; Afectando la energía, los niveles de actividad, el juicio y el comportamiento. Algunos factores estresantes pueden desencadenar un estado de ánimo depresivo o maníaco en alguien con una vulnerabilidad genética al trastorno bipolar.

El estrés también puede empeorar un episodio de humor bipolar una vez que ha comenzado, aumentando su intensidad y / o extendiendo su duración a través del tiempo. Para obtener más información sobre el trastorno bipolar, consulte el la guía para el Trastorno Bipolar en SicologíaHoy.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.




Uso de cookies

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies