Cómo Convertir el Teletrabajo en un Placer

Cómo Convertir el Teletrabajo en un Placer

El teletrabajo es idealizado con frecuencia por parte de aquellos profesionales que se desplazan cada día a la oficina. Desde el punto de vista psicológico, el teletrabajo también puede ser agotador en ciertos momentos porque trabajar desde casa suele traer consigo la inadecuada costumbre de prolongar durante más tiempo las jornadas de trabajo, la tendencia al sedentarismo al pasar tanto tiempo en casa, la sensación de soledad al no tener compañeros con los que ir a tomar el café a mitad de mañana y las dificultad para separar espacios tan vitales como el hogar y el trabajo.

El teletrabajo sí puede ser un verdadero placer en muchos momentos si buscas la forma de darle la vuelta a las posibles dificultades emocionales que plantea.

Consejos de salud emocional en el teletrabajo

  • Una de las ventajas del teletrabajo es la posibilidad de no trabajar todo el tiempo en el mismo lugar. Puedes combinar tu trabajo en casa con algunas horas en la biblioteca (hoy en día las bibliotecas ofrecen servicios similares al de una oficina al contar con zona wifi) o también, puedes valorar la posibilidad del coworking que te permite compartir espacios profesionales con otros compañeros con los que incrementar el networking.
  • Disfruta de la libertad que te da trabajar desde casa para adaptar tus horarios a tus necesidades personales. E incluso, para hacer excepciones en tus horarios de trabajo habituales para tomarte un descanso y romper el ritmo. Uno de los placeres emocionales que aporta el teletrabajo es poder organizar planes de ocio con mayor libertad que quien tiene un horario de trabajo inamovible. Organiza tus horarios tomando estos planes de ocio como un estímulo de motivación y de socialización. Lo importante no es en qué horario trabajas sino que cumplas con los plazos que te han marcado.
  • Durante las breves pausas que intercalas en tus horas de trabajo puedes aprovechar para hacer algún recado en tu barrio, ver la televisión, escuchar música, observar las vistas desde la ventana de tu casa, hacer alguna tarea doméstica, o simplemente, caminar por casa.
  • Consulta la oferta de cursos de formación y actividades de ocio ofertada por distintos centros culturales de tu ciudad puesto que una fórmula positiva de encontrar entornos de socialización es participar en este tipo de actividades. Estos cursos de formación te ayudan a tener una agenda de ocio más estable ya que durante el invierno y en los días de labor, puede que no siempre encuentres amigos que tengan su agenda disponible para quedar a tomar un café el lunes por la tarde. A través de los cursos de formación es posible además conocer gente nueva y tomar algo antes o después del curso.
  • Escucha música clásica durante algunos de los momentos de trabajo y disfruta de esas melodías que por su belleza auditiva producen un efecto totalmente terapéutico sobre el estado de ánimo. Y siéntete totalmente afortunado por poder estar disfrutando de ese gran placer durante tus horas de trabajo.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.