Cuando la Soledad es la Enfermedad del Alma

Cuando la Soledad es la Enfermedad del Alma

Los seres humanos somos muy complejos, tanto es así que podemos tener vivencias y experiencias muy distintas a lo largo de la vida. Tenemos momentos de soledad gratificante y buscada pero también podemos vivir etapas de soledad no elegida que duelen. En otras circunstancias, esta soledad no elegida también puede ser un estímulo de aprendizaje. Sin embargo, la soledad cuando echa raíces en el alma humana de un modo negativo, en forma de desamparo y tristeza, se convierte en esa gran enfermedad del alma que minimiza el potencial de bienestar y afecta a la autoestima de quien se siente vulnerable.

La soledad es la enfermedad del alma, especialmente, en la tecera edad cuando por ley de vida, las personas se sienten más vulnerables y dependientes del entorno social. Sin embargo, más allá de la edad y de las circunstancias de vida, cualquier persona es susceptible de sentirse de este modo. Lo más importante en este tipo de situaciones es mantener la serenidad y confiar en que es posible hacer algo para minimizar este impacto del sentimiento solitario.

  • Qué hacer para reducir el desamparo emocional
  • 1. En primer lugar, conviene aceptar la soledad como un estado de la vida que es más inherente a nuestra esencia de lo que a veces pensamos. Nacemos en soledad y morimos en soledad (aunque la persona esté rodeada de gente en momentos personales tan trascendentales) en realidad, estos actos son totalmente íntimos.
  • 2. Estar solo no debería significar estar aislado de los demás sino que aunque una persona viva sin compañía en su casa, dispone de espacios de socialización en los que relacionarse con gente y establecer amigos. La soledad aumenta cuando faltan estos espacios de socialización: puedes participar en cursos para conocer gente nueva, tomar la iniciativa para mantener una vida activa y realizar planes aunque sea sin compañía (el estilo de vida sedentario incrementa la sensación de soledad), establecer momentos que sean de disfrute personal a través de planes autónomos como la lectura.
  • 3. Tener estoicismo frente a la soledad también es un plus importante a nivel emocional para resisitr a su fuerza en ciertos momentos. Es decir, aunque la soledad no resulte agradable en algunos momentos, es positivo incrementar la fortaleza emocional a través de una visión esperanzada de la vida. Y recordando que la soledad absoluta no existe puesto que siempre, todos los días de tu vida, te tendrás a ti mismo. Y esta relación con uno mismo que en ocasiones descuidamos es la que más debemos cultivar a través de la amabilidad interior, la aceptación incondicional, la superación personal y el amor propio.
  • 4. Disfruta del efecto positivo de las redes sociales y de las nuevas tecnologías que reducen la distancia interpersonal. También puedes leer blogs sobre temas que te gusten y dejar tus comentarios para interactuar.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.