La Terapia de la Risa

No existe mejor terapia que la risa que nos ayuda a poner un poco de humor a asuntos cotidianos. La risa aporta ilusión, bienestar, alegría, ligereza… Es un fantástico medicamento natural para luchar contra la depresión, para poner límites a las preocupaciones y para elevar la autoestima.

En el mundo, hace falta mucha risa como bien muestra el éxito de películas que triunfan actualmente en taquilla. 8 apellidos vascos y La vida inesperada son un buen ejemplo de que el público también acude al cine como una terapia de risa en tiempos de crisis y pesimismo.

Cómo reír más

1. En primer lugar, recuerda con frecuencia en tu mente esos momentos divertidos en los que no pudiste reprimir la risa. Puede que algún momento fuese también un tanto incómodo dependiendo del lugar en el que no pudiste reprimir tus carcajadas, pero eso también suma humor a la situación.

2. Si existe una situación que te ha hecho sufrir por algún motivo puedes realizar el ejercicio de escribir un relato cómico inspirado en ese suceso. Es una forma de darle la vuelta a la realidad a través de la imaginación.

3. Imagina a una persona que te impone mucho respeto vestida con un traje de payaso, por ejemplo.

4. Es positivo que una risa sea auténtica y sincera, sin embargo, la risa es tan buena que incluso cuando no es cien por cien natural, no produce ningún efecto secundario dañino. Todo lo contrario. Por tanto, ríe todos los días, incluso, sin motivo.

5. Cuenta un chiste mirándote al espejo y resiste la situación hasta el final. También puedes mirarte al espejo poniendo muecas extrañas con la cara.

6. Comparte tiempo con tus hijos pequeños o tus sobrinos. Los niños son auténticos maestros de la risa.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.