Métodos científicos para reducir el estrés

Dentro de los estados que resultan similares para todas las personas, el estrés es uno de ellos.

Métodos para disminuir el estrés

Tabla de Contenidos

Todos los seres humanos pueden sufrir de estrés

Todos podemos sufrir estrés, el niño que llora de hambre, el anciano con problemas de salud, los estudiantes con cada examen y ni hablar de las personas adultas con las todas las cuestiones laborales. En este tipo de estados, nuestro cuerpo responde con mecanismos de defensa, segregando hormonas que suben la presión (aumento de flujo sanguíneo en las venas) y profundizan la respiración (aumento de oxígeno en los pulmones), esencial para hacer frente al peligro o salir corriendo.

Métodos comprobados científicamente para reducir nuestra ansiedad y estrés

Como sabemos, esta es una reacción muy humana y claramente cada cuerpo puede reaccionar de manera diferente. Puedes formar parte del grupo que se excita en lo momentos que se encuentran presionados, o los que se deprimen y no piensan en otra cosa que no sea dormir. Sin embargo podemos utilizar métodos comprobados científicamente para reducir nuestra ansiedad y estrés, dada la evolución con que contamos como seres humanos y en la ciencia de la psicología.

Una caminata

Cuando estamos bajo reacción de estrés, el cuerpo genera adrenalina y cortisol, sin embargo una caminata corta, no más de 10 minutos, produce endorfinas que contrarrestan las hormonas originadas en primera instancia. Para conseguir el equilibrio, la actividad física es uno de los pilares para estar sano en cuerpo y mente.

La respiración

Tres respiraciones profundas y espaciadas ayudan a devolver al cuerpo la tranquilidad luego de la situación de estrés. El respirar profundamente, da un shock de oxígeno a la sangre y disminuyen las palpitaciones. Fisiológicamente necesario y científicamente comprobado, con esta técnica lograremos retornar al estado de paz.

La cocina

Cuando tu cuerpo necesita alimentos, las indicaciones que recibe el cerebro se traducen en nerviosismo. Siempre y cuando no se trate de comer de manera compulsiva, un bocado nutritivo apaga las alarmas. En paralelo a esto, si sabes y te gusta cocinar, esta es una actividad perfectamente tranquilizante. El proceso de preparar los alimentos, tal vez para agasajar a tu pareja, familiares o amigos, resultará en una actividad que te llevará tranquilidad y volverás a los canales normales.

Tener plantas

Las plantas en los ambientes laborales y caseros, dan un aspecto amigable además de renovar el oxígeno del ambiente. Con sus flores aromatizando los ambientes, estarás relajado y servirán para que el tiempo que pasas donde estés sea más ameno.

Escuchar música

No podía faltar entre los métodos más comunes para conseguir la tranquilidad como escuchar música. Al escuchar música el cerebro libera dopamina, hormona que genera placer, además de disminuir el ritmo cardíaco y la presión sanguínea. Esto incluso está recomendado para momentos especialmente tensos, como por ejemplo, muchos cirujanos escuchan música durante sus intervenciones quirúrgicas más importantes, dando un marco de tranquilidad durante la actividad.

 

Imagen cortesía de haberci.org, todos los derechos reservados.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.