Perdonar Y Olvidar ¿Es Lo Mismo?

 

Perdonar Y Olvidar

En nuestra vida cotidiana sufrimos algunos desencantos, a nivel sentimental o personal. Eso mina nuestra confianza en la otra persona, y hace que se creen ciertos resquemores. A veces podemos perdonar, y ¿olvidar?. Es lo mismo ¿ perdonar y olvidar?, en este posteo trataremos de llegar a una conclusión sobre el particular.

Perdonar pero no olvidar

Si has vivido alguna de las situaciones que describimos precedentemente sabes muy bien de lo que estamos hablando. Perdonar y olvidar no es lo mismo. A veces se puede perdonar, pero no olvidar lo ocurrido.

 Si amamos a quien nos ha ofendido, o sentimos mucho cariño por ella no nos es tan difícil perdonar. Aunque para perdonar debemos conocer a fondo lo ocurrido. El comenzar de cero sin tratar el tema en profundidad no es saludable.

Antes de perdonar y olvidar, si es que se puede,  debemos llegar al fondo de la cuestión. Tener una charla en profundidad con la persona con la que tuvimos el inconveniente y conocer los pormenores de su conducta.

Para perdonar, hay que seguir una serie de pasos, te recomendamos  que leas nuestro posteo Consejos para Perdonar.

Una vez que conocemos cuales fueron las razones que lo llevaron a tomar tal o cual conducta, estaremos en condiciones de evaluar si podemos perdonar.

¿Por qué no podemos olvidar?

Pero, olvidar, olvidar no es tan sencillo como parece. Ante situaciones similares o no, todas nuestras alarmas se encienden y recuerdan lo ocurrido con esa persona. Nuestro cerebro se niega a olvidar una determinada situación.

Lamentablemente no contamos con ningún botón que borre esa situación como si nuestro cerebro fuera un ordenador. Los seres humanos somos seres dotados de emociones y sentimientos. Y si algo nos ha lastimado en profundidad, dejará una huella indeleble en nosotros. Que por más que perdonemos, no podremos olvidar.

¿Es bueno perdonar?

Es bueno perdonar, el perdonar nos hace sentir aliviados. Pero el perdón no puede darse a todas las personas, hay seres que abusan de nuestro perdón, es por eso que se deben poner ciertos límites. Muchas personas hieren y ofenden, total después “se arrepienten y piden perdón”.

Lo que debes analizar en cada caso es si ese arrepentimiento es o no verdadero, y cuan profundo ha calado en ti esa ofensa.

El perdón es algo que no puede darse en forma indiscriminada, quien pide tus disculpas o tu perdón debe merecerlo, y esforzarse para obtenerlo. Debe estar arrepentido de su conducta y de lo que causo en ti con ella, de lo contrario, volverá a ofenderte una y otra vez.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.