El hombre moderno tiene más problemas que el de las cavernas

cavernas

Complicaciones del hombre actual

Así como el hombre de las cavernas tiene ciertas complicaciones que el actual no, el hombre contemporáneo padece ciertas enfermedades psicológicas que el más primitivo no tenía ni conocía. El hombre antes se preocupaba por cazar animales y procurarse la comida a diario, por conseguir agua para beber y un refugio en el que vivir, resguardándose de lluvias, temporales, del frío y del calor. También, cuando podía, se hacía sus ropas que le servían para proteger, al principio, las parte del cuerpo más íntimas. El hombre actual, en cambio, padece el movimiento, el stress, las contracturas, los nervios porque el dinero no alcanza para todo el mes, los viajes en transporte público y demás factores que afectan su calidad de vida.

Las cebras no sufren stress como el humano

Por más curioso que pueda sonar al ser leído, las cebras están expuestas a muchísima tensión y presión cuando pretenden salvarse de ser devoradas por sus depredadores. En cuanto sienten la amenaza, preparar sus cuerpos para salir corriendo y ponerse a salvo. No tienen más que dos opciones: o salvarse o morir comidas por otros animales. Igualmente, no padecen el stress como los humanos ya que la diferencia entre ambas especies es que el hombre sufre de esta enfermedad por una bacteria estomacal llamada Helicobacter pylori que se localiza en el estómago, esta bacteria provoca la úlcera (la cual se asocia con el stress humano). El hombre actual puede correr pero no escapará de sus problemas aunque la actividad física y la meditación resultan ser excelentes aliados.

Gastos depredadores

La especie depredadora de esta época es la economía: una economía que según los ingresos de cada hogar, produce mayor o menor tensión. A su vez, las publicidades que abruman por los diferentes medios masivos de comunicación, son las encargadas de producir necesidades (en general no reales) que hacen sentir al margen a quien no adquiere determinado bien o servicio. Quien consume forma parte del sistema capitalista y quien no, se sentirá relegado y al margen de la sociedad tildado de “bicho raro”. No siempre la segunda opción es peor que la primera sino todo lo contrario. Quizás, el estar afuera produzca más alivio y permita una conexión con la naturaleza.

La evolución del cerebro

A medida que el cerebro humano fue evolucionando, las tensiones y padecimientos diarios no lograron ir a la par del mismo, motivo por el cual suele producirse un desequilibrio en el organismo y, en general, enfermándolo. El peligro actual ya no es salir a cazar animales para luego comerlos, pero sí procurar la comida para el hogar y hacer el intento de no endeudarse con el Estado. La ansiedad entonces hace su aparición para comunicarle a la persona que debe bajar las presiones y hacer el intento de no desesperar de un momento a otro. Una buena manera de lograrlo es combinar el trabajo con deporte varias veces a la semana.

Imagen extraída de: http://historiaparanosotros.blogspot.com.ar


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.