Hijos adolescentes

adolescencia

En la adolescencia los actos de rebeldía son continuos y establecen un modo de vida, en el que un joven intenta despegarse de sus padres afrontando por si solo nuevas experiencias.

Reclamando mayor atención

En muchos de esos casos, lo que el joven esta intentando hacer, es reclamar mayor atención que se le establezcan determinados limites y por sobre toda las cosas que se lo guie en el rocoso camino, que se encuentra atravesando.

Decisiones sin pensar

Puede suceder que los padres, ante algunos de estos casos de rebeldía, tome decisiones espontaneas, sin meditar previamente, las posibles consecuencias. Es sabido que no se nace siendo padre, de igual modo que no se nace sabiendo ser hijo y adolescente a la vez.

Combinación explosiva

En esta conjunción padre, hijo adolescente suelen salir momentos glorioso de pura felicidad, pero también se interponen situaciones difíciles de controlar, generando discusiones, peleas, distanciamientos que alteran la vida de ambos.

No sos mi amigo, soy tu hijo

En ocasiones los padres cometen un error muy grave, confunden el vinculo padre hijo, transformando a la misma en una amistad. Hecho que no va a permitir, inculcarle el respeto necesario como padre. Es así que se comenzara a ceder en los limites, a delegar obligaciones, estarán menos pendientes de las carencias que subyacen durante el desarrollo de esta etapa.

Sin presión es mejor

Desde otro punto de vista muy alejado al anterior, se encuentran las presiones. Imponer, tomar decisiones por sobre el parecer del adolescente, son un camino de ida. No hay regreso, en la lejanía de los desencuentros, y por complacer gustos propios, se termina disgustando a quien debe transitar las calles, poniendo sobre ellas distintos obstáculos.

Hay dejarlos expresarse

Siempre es importante respetar lo que el joven siente, dejarlo que pueda expresarse tal cual percibe las cosas y en todo caso ayudarlo a transcurrir, eso que le pasa sin mayores sobresaltos. Es bueno dejarlo llorar y reír, que el pueda descubrir con errores y aciertos aquellas cosas que le hacen bien y mal. Bajo ningún punto de vista se lo debe oprimir o avergonzar por eso que le pasa, no hay que exponerlo al ridículo, eso hará distante la relación.

Cada uno con sus tiempos

Darles los tiempos, dejarle espacio, permitirles que ellos marquen el ritmo, no creer que se esta en falta, por no tomar la iniciativa. Es mucho mas loable, mantener la calma y esperar el accionar del joven, que ahogarlo en preguntas y cuestionamientos, empujándolos a que tomen decisiones apresuradas, que sientan presión, por creer que se encuentran en el error. Es fácil caer en el prejuicio, de que algo malo están haciendo, si ellos no deciden abordar la disyuntiva. Todo esto puede traer un efecto contrario al buscado.

Ser padres

Ser padres no es una tarea sencilla, hay que juntar templanza, mantener un equilibrio entre el hacer y dejar hacer, ser comprensivos y poner limites. Hay que desarrollar los sentidos y poner suma atención en ellos, los jóvenes, si sobre protegerlos. Ser padre no es tarea simple y adolescente mucho menos.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.