El Estrés en los Niños

Parece que el estrés es solamente cosa de adultos y que los niños no pasan por estás etapas en las cuáles se requiere una especial atención. Sin embargo, el estrés en los niños es una de las primeras causas de depresión cuando no se sabe tratar de la forma adecuada.

El estrés en los niños, la mayoría de las veces viene dado por el cambio ya que para ellos, todos los cambios que van teniendo a lo largo de su infancia son pesados y estresantes. Es parte de crecer.

Tal y como estudiabamos en el curso online de psicología infantil uno de los problemas más graves es que el estrés en los niños genera un tipo de ansiedad que los va enfermando lentamente hasta conseguir que puedan tener serios cuadros de depresión, por ello, debemos atender el estrés en niños desde que es detectado.

estres en niños

En otros niños, sobre todo los más tímidos, el cuadro de estrés y ansiedad viene dado porque por cambios positivos pero que suponen un esfuerzo para el pequeño, por ejemplo, comenzar a hacer un nuevo deporte; aunque en la mayoría de los casos está vinculado con cambios negativos.

Para tratar este tipo de problemas se debe contar con un profesional que tenga un curso de psicología infantil a distancia o presencial.

Como en todas las personas, el estrés es una reacción a algo que no nos hace bien o que nos da miedo. Esto nos puede pasar a todas las personas e todas las edades, indiferentemente de a madurez que se tenga.

Cuando un niño tiene estrés en pequeñas cantidades, esto puede llegar a ser algo bueno e incluso motivante para el pequeño, ya que lo puede ayudar a ser mucho más productivo, pero cuando se comienza a tener estrés en exceso, esto comienza a afectar la vida diaria de las personas e incluso la salud del niño.

Si el estrés excesivo no se controla a tiempo, el niño puede tener problemas más serios e incluso depresión crónica de mayor.

Los niños no saben que están estresados, por lo tanto es trabajo de los padres estar pendientes de él y ayudarlo a darse cuenta de cuando tiene este tipo de problemas.

¿Cómo te das cuenta tú como padre?

Síntomas físicos

El apetito del niño disminuye y comienza con fuertes dolores de cabeza. Puede que el niño comience a tener pesadillas en mitad de la noche o muchos problemas para dormir cuando debe. Se ha detectado que algunos niños comienzan a tartamudear en las épocas de estrés.

Síntomas emocionales o de comportamiento

Se detecta una ligera ansiedad y síntomas de preocupación sin motivo aparente. El niño no puede mantener la concentración y es incapaz de relajarse.

El llanto y la rabia son cosas que siempre están presente en estos casos.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.