Qué Hacer Cuando no Sabes Dónde Poner Tanto Dolor

Existen días así, momentos en los que una persona se siente desbordada por una etapa de gran sufrimiento y de mucho peso emocional. En ese momento, todos desearíamos coger esa mochila de piedras y tirarla a la basura. Sin embargo, con frecuencia, descubrimos que no es tan fácil obtener un alivio definitivo. Esto sucede porque a veces, por no afrontar los problemas conforme se iban presentando, hemos acumulado muchos asuntos pendientes. Y llega un momento, en el que cuerpo y mente se saturan y piden descanso.

Qué hacer en una situación así

1. En primer lugar, es importante relativizar la situación recordando que todas las personas tienen días así. Gracias a los días grises también damos más valor a los días amables.

2. Aprende a conocerte a ti mismo: ¿En qué momentos sueles sentirte desanimado? ¿Y qué es lo que te hace sentir bien en ese tipo de casos?

3. Realiza el ejercicio metáforico de poner palabras concretas a ese dolor que tienes. Por ejemplo, puedes clasificar en distintos papeles el malestar poniendo palabras del tipo: problemas de pareja, frustración laboral, problemas económicos… Puedes poner todos los papeles en una caja, sentirás alivio al hacerlo porque a través de este acto metafórico te habrás liberado de un peso interior.

4. Descansa, camina con otro ritmo, duerme durante más tiempo, disfruta de un baño de agua caliente prolongado, fúndete en un abrazo con un ser querido y si no tienes a alguien cerca en ese momento de angustia, puedes abrazar la almohada o incluso a ti mismo cruzando los brazos.

5. Cuando no sabes qué hacer con tanto dolor porque hay un malestar que te desborda desde hace un tiempo, entonces, lo aconsejable es ir al psicólogo para hacer terapia y pedir ayuda a nivel profesional.

6. La vulnerabilidad forma parte la vida. Es decir, ser humano significa ser vulnerable.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.