7 claves para ser emocionalmente fuerte

Ser emocionalmente fuerte ayuda a superar los obstáculos y verlos como una oportunidad para crecer, entre otros tantos beneficios. La vida está llena de altibajos y no siempre sabemos cómo afrontar los obstáculos.

En nuestra vida diaria, el miedo y la ignorancia son enemigos muy poderosos, por lo que ser fuertes emocionalmente (así como mentalmente) puede ser muy útil para superar los obstáculos que surgen sin previo aviso. Te mostraremos a continuación algunos consejos para controlar tus emociones y pensamientos negativos. Estas propuestas son las que hago habitualmente en mi experiencia profesional como psicólogo en Málaga.

¿Por qué ser fuerte emocionalmente?

Al cambiar ciertos hábitos y tu percepción de la vida, puedes desarrollar tu resiliencia, es decir, la capacidad de superar cualquier tipo de evento difícil y seguir adelante pase lo que pase.

Este rasgo de personalidad te convertirá en una persona emocionalmente fuerte, una persona perseverante que siempre ve el vaso “medio lleno”. Todos tenemos problemas, pero lo que nos diferencia unos de otros es cómo reaccionamos ante la adversidad.

Ser resiliente no significa que no te importe nada y que no tengas problemas. Significa que sabes cómo controlar tus emociones y utilizar tus habilidades para mejorar y salir victorioso de una situación desagradable.

Consejos para ser emocionalmente fuertes

No se trata de lucir fuerte, se trata de ser realmente fuertes. Si sientes la necesidad de llorar, llora. Si quieres gritar, grita, pero no te quedes quieto sin hacer nada. Una vez que la crisis haya pasado, actúa para cambiar la situación. Presta atención a los siguientes consejos que te enseñaran como volverse emocionalmente fuerte.

1. Ve las dificultades como oportunidades

No importa cuán catastrófica sea la situación por la que estás pasando, siempre es posible levantarte y resurgir de las cenizas como un fénix. Centra tu atención en las oportunidades, no en las dificultades. Descubre cómo aprovechar cada situación.

2. Identifica los desafíos

Esencialmente, ser fuerte emocional y mentalmente se trata de adaptarse a las dificultades de la mejor manera posible. Después de sentir el dolor, la angustia y el estrés, el siguiente paso es superar tus emociones y seguir adelante.

Perfecciona tus habilidades y luego haz planes a los que debes ceñirte. Piensa positivamente en tus metas y controla esos fuertes impulsos que en ocasiones te hacen renunciar a tus sueños. Todo es posible si das un paso a la vez.

Fuerte Emocional

3. Motívate

Es fundamental que no pierdas de vista lo que te motiva. Céntrate en las personas y en las cosas de valor, y aunque lo dudes, te permitirá avanzar con fuerza y buena disposición. Lo importante es saber qué quieres y cómo puedes mejorar en cada aspecto.

4. Acepta los errores

No se puede controlar todo, y cometer errores es parte del proceso de aprendizaje. Seguramente conoces el dicho “quien no intenta nada no gana nada”, y podríamos incluir también el de “el que no se equivoca no avanza”.

Si no estás preparado para vivir en el fracaso, nunca serás fuerte emocionalmente. Acepta las críticas constructivas, no te dejes abrumar por lo inesperado y recuerda que en cualquier situación desagradable hay algo positivo que ganar. Permítete cometer errores.

5. Centra tu atención en tus puntos fuertes

Al enfocar tu atención en las cosas que haces bien, puedes volverte emocionalmente fuerte y ser más optimista. Quizás una de tus fortalezas es conectarte con personas que están dispuestas y listas para ayudar a otros. Busca tus dones, fortalece tus habilidades y deja que lo mejor en tu te guíe.

6. Ignora a las personas negativas

Desafortunadamente, muchas personas pasan su tiempo hablando mal de los demás o viendo “maldad” en todas partes. Estas personas no aportan nada a tu vida y, lo que es peor, te restan. Este impacto negativo no te permite ser fuerte, porque copiarás sus hábitos. No dejes que los pesimistas te influyan.

Si alguien te dice que no puedes hacer algo, demuéstrale que está equivocado. Y lo mejor de todo: demuéstrate a ti mismo que puedes hacerlo. Mantente alejado de las personas que ven problemas en lugar de soluciones.

7. Mantén tus emociones estables

Aunque te parezca muy difícil, con paciencia lo lograrás. La felicidad no significa tener una gran sonrisa las 24 horas del día, sino mantener un estado de ánimo estable.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.