La NEGATIVIDAD está en los genes

Uno de los últimos avances en genética y psicología indica que el pesimismo podría encontrarse en nuestro propio código genético. En el día a día, nos encontramos con personas que suelen enfocar sus pensamientos en el lado negativo de la vida, aquellos que ven el día gris y triste pese a que se encuentre el cielo totalmente desprovisto de nubes. Esta predisposición a la negatividad y a los pensamientos oscuros podría estar explicada en nuestro propio código genético.

De acuerdo a una investigación realizada por la Universidad de Columbia Británica en Canadá, demostró que las personas que tienen una variante específica del gen ADRA2b perciben las experiencias emocionales, las negativas en mayor medida, con mayor intensidad que el resto. Este estudio podría explicar porque las variaciones biológicas juegan un rol fundamental en las diferencias entre los individuos en lo referente a la percepción. Los que tienen esta variación en el gen, experimentan sus emociones acerca del mundo a través de una óptica más negativa.

¿Cómo se realizó el estudio?

Un grupo de 200 personas fue testigo de palabras positivas, negativas y neutrales. Aquellos que poseían la variante genética ADRA2b eran más propensos a percibir e interpretar los términos negativos que aquellos que carecían del gen. Sin embargo, ambos grupos distinguían mejor las palabras positivas sobre las neutrales.

Las personas que tienen esta variante del gen tienden a concentrarse en los rostros molestos dentro de un grupo numeroso de personas, y cuando se encuentran al aire libre, en vez de centrar su atención en la belleza del paisaje, tienden a centrarse en los peligros y situaciones negativas que pueden sufrir en dicho lugar.

Sin embargo, lo más importante de este estudio es el resultado que tienen estas diferencias en la percepción para las personas. Aquellos que tienden a una vida más negativa y a una percepción pesimista, tienen una mayor propensión a sufrir cuadros de ansiedad, depresión y angustia. El descubrimiento de la influencia genética en la percepción pesimista de la vida podrá ayudar a diferentes expertos en medicina a trabajar en mecanismos para reducir el efecto en nuestro organismo.

La negatividad y cómo se forma en nuestra mente

La realidad para muchas personas es un mecanismo defensivo para afrontar la realidad de lo que nos rodea, impidiendo la generación de muchas expectativas positivas. Al recibir un golpe, una decepción, empezamos a reflexionar y mejorar nuestra forma de lidiar con determinadas situaciones en la vida. Sin embargo, el exceso de negatividad termina impidiendo que veamos el lado positivo de diferentes personas, situaciones y acciones.

El rol de los psicólogos para las personas negativas es ayudar a encontrar un punto de equilibrio entre el entendimiento de la realidad y sus aspectos negativos, pero sin dejar que se convierta en una tónica constante ya que la vida también tiene muchos aspectos positivos para analizar.

En psicología, el descubrimiento de un gen que aumenta la propensión a la negatividad ayuda a entender el alcance de algunos medicamentos que pueden colaborar para el tratamiento de la negatividad como una respuesta constante a todos los eventos y situaciones que suceden en nuestro día a día.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.