El amor desigual ¿es satisfactorio?

parejaTodos hemos escuchado hablar,  sobre la vieja creencia de que en la pareja, uno ama y el otro se deja amar y en el mejor de los casos uno ama más y el otro un poco menos. O sea lo que hoy intitula nuestro post, el amor desigual. No es que sea una relación condenada al fracaso, pero es una forma en que empiezan todas las relaciones, cuando van cimentándose es cuando se hace palpable la situación. Algunas lo superan y otras se ven condenadas al fracaso, el divorcio o la separación.

No es que se amaran profundamente y un día “diferencias irreconciliables” surgieron de la nada. No hay que llamarse a engaño respecto de las relaciones. Cuando se está enamorado, es difícil percibir lo que otro siente, sus mayores defectos nos parecen pequeñas contrariedades, y hasta a sus manías le vemos una posible solución. Tampoco es imposible, pero en muchos casos no se logra ni superar esas “pequeñas” contrariedades y sus manías se convierten en una frustración para quien tiene que vivir con ellas. Y también está la ocasión de quienes no se resignan a la soltería y quieren pese a no sentirse del todo satisfechos, tener una pareja.

En la pareja, se cree que  una persona ama apasionadamente y la otra mantiene el control, esto podría ser una forma perfecta de congeniar y vivir en pareja. Un complementarse, pero quien ama apasionadamente requiere también un amor igual, recíproco, intenso y sincero como el que es capaz de dar. Y la otra persona que se ha conformado con llenar su soledad con una pareja, quizá no se entere de qué es lo que se espera de ella, y en muchas ocasiones, acostumbrado a la comodidad de dejarse amar, quizá no está dispuesta a ser tan intensa y tan vehemente. Es cuando la relación comienza a ir en picada.

Cómo encontrar quien ame y no solo se deje amar, sería la pregunta clave. Podríamos decir que es difícil responderla. El que ama apasionadamente, como hemos dicho, no logra ver la relación tal cual es cuando está sometid@ bajo el encantamiento del enamoramiento. Para cuando la relación se ha tornado duradera, percibirá que ese amor que da no recibe una compensación igual. Y tendrá dos salidas, exigir el amor que necesita o resignarse. La exigencia como la resignación tiene  una misma salida…la separación.

Cuando quien ama no se siente igualmente amada, puede plantearse la búsqueda de  alguien que la ame tanto como es capaz de amar, esto no es para nada imposible. Y cuando se resigna, un día puede llegar alguien más para ofrecer el amor que necesita, y es cuando igualmente se planteará ir, por aquello que le ha sido negado.  La única manera de enamorarnos un día y plantearnos cuánto nos aman o pueden llegar a darnos en la relación es ser absolutamente sinceros, llamarse a engaño sobre cambios en el futuro, es un arriesgarse con conocimiento. Solo la sinceridad es capaz de abrir las compuertas a la verdadera felicidad.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.