El ave de color azul

inmerso en el acantilado de la vida,

veo correr el agua rio abajo

clara y cristalina,

pura y sin despojos,

sus burbujas bajan alegres

hacia los campos de dios,

su chapoteo al pasar junto al barranco

parecen decirme adios.

un adios que sera un hasta nunca.

vuelvo por mis pasos

y enfilo el camino hacia mi cueva,

mi hogar secreto y secreto

de un corazon que sin estar herido,

puede estarlo en cualquier momento

si el ave que sobre mi reposa,

se va en vuelos mas altos que los mios.

la tarde cae y las horas corren

como ardillas nesecitadas de amor,

mis ojos grises miran al cielo

clamando ese azul intenso

que lo quiero mio y solo mio,

egoista yo que sin saberlo

espero al ave de mis sueños

en su retorno cansado.

ya estoy aqui me dice,

soy la luz de mundo

que se esconde en tus ojos,

dejando sus pequeñas alas

en la entrada de nuestra cueva

como si quisiera cerrarlas

con ellas y no ser molestados

ni por el aire ni por el murmullo

del rio,al cual le debo mis pensamientos

y mi locura de ser humanamente fiel

sobre la mentira y el engaño.

asi quiero que seas me dijo

mi querido ser azul,

nunca hablas de amistad

estando sobrado de ella,

vives para dar

y nunca para recibir,

pero al mirar tus ojos

se nota que vienes de un mundo

en el cual todos llaman ha esa misma puerta

y ha pocos se les abre.

dicho esto,me despoje de mis vestiduras,

ella hizo lo mismo

y en un beso se fundio todo aquello

que el ser humano quisiera tener,

hoy en dia soy feliz en mi cueva

y cada dia al caer la noche,

el dulce pajaro azul

regresa y reposando sobre mi

me regala el amor.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.