Abuso de Menores cambia el cerebro

El estudio que se llevo a cabo, es el primero en aplicar la imagen funcional del cerebro para explorar el impacto de abuso físico o la violencia doméstica en el desarrollo emocional de los niños, según los investigadores.

El Maltrato es conocido por ser uno de los factores de riesgo más importante del medio ambiente asociado con la ansiedad y la depresión en la vida de un niño. “Sin embargo, McCrory, dijo, “se sabe relativamente poco de como aumenta la vulnerabilidad psicológica, personalidad, carácter y conducta de un niño, incluso las consecuencias en la edad adulta, se sabe poco. “

El nuevo estudio muestra que los niños que están expuestos a la violencia en el hogar difieren en su respuesta cerebral a los rostros enojados y tristes. Cuando se presenta con rostros enojados, los niños con antecedentes de abuso muestran una mayor actividad en la ínsula anterior del cerebro y la amígdala, regiones que participan en la detección de amenazas y anticipan el dolor.

Aunque los resultados pueden no tener consecuencias prácticas inmediatas, sin embargo son fundamentales, dado que una minoría significativa de niños están expuestos a la violencia familiar, dice McCrory. “Esto subraya la importancia de tomar en serio el impacto de un niño viviendo en una familia que se caracteriza por la violencia. Incluso si un niño no muestra signos evidentes de ansiedad o depresión, estas experiencias todavía parecen tener un efecto mensurable en el nivel neuronal.”

Y tan solo se esta hablando de violencia verbal y violencia física, pero nada de violencia sexual.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.