Cómo Ver el Lado Bueno de lo Negativo

Con frecuencia, nos cuesta ver el lado positivo de lo que es aparentemente menos bueno, no porque se trate de algo malo sino porque tenemos un apego excesivo a lo conocido, es decir, valoramos de verdad la zona de confort, y todo aquello que de pronto rompe con lo que teníamos previsto se convierte en una aparente amenaza.

Existen cosas que pueden no parecer buenas en un primer momento y que, sin embargo, luego te traen grandes oportunidades. Por ejemplo, una ruptura de pareja puede ser una oportunidad para descubrirte a ti mismo y recordar que la felicidad no es sinónimo de compañía sentimental. ¿Cómo emular los pasos de la gente feliz?

Cómo sumar optimismo a tu vida

Los valores de positivo y negativo no están en la realidad en sí misma sino que son una interpretación mental subjetiva. Por tanto, cambia el chip y anímate a emular el pensamiento positivo de las personas más entusiastas. El optimismo es una actitud que desde un punto de vista egoista te beneficia enormemente: motivo más que suficiente para cambiar la forma de pensar y utilizar la mente como una linterna que aporta luz en lugar de oscuridad. El efecto de luz se produce cuando abres los ojos de verdad y en lugar de focalizar tu atención en aquello que no es como a ti te gustaría, amplías la mirada para observar la totalidad de las cosas.

La vida es un proceso de búsqueda constante, un camino en el que puedes reinventarte a ti mismo o quedarte encerrado en un punto sin optimizar todos tus recursos personales. Ver el lado bueno de aquello que es más negativo depende solo de ti. Sin embargo, es importante evitar el autoengaño para no confundir el optimismo con el idealismo de no tener los pies en el suelo.

El optimismo depende de ti: cuídate y sé feliz.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.