Confiar en la Buena Voluntad de las Personas

Confiar en la Buena Voluntad de las Personas

No todas las personas son buenas, sin embargo, la mayoría de la gente sí lo es. Esta es una de las razones por las que, más allá de las decepciones personales, es positivo evitar el rol de estar a la defensiva como un mecanismo de defensa permanente con la propia vida. Es importante confiar en la buena voluntad de las personas, en primer lugar, porque hacerlo también nos ayuda a mejorar nuestra propia salud emocional. Es una fuente de estrés constante estar siempre a la defensiva, desconfiar de todo y dudar de la palabra del otro.

Cómo dar el paso de confiar

  • 1. Más allá de las imperfecciones y errores que todos cometemos es constructivo pensar que cada ser humano actúa del mejor modo posible de acuerdo a sus circunstancias personales. Es decir, antes de juzgar a otra persona, debemos intentar ponernos en su lugar para conocer su historia. La empatía implica mejorar la sensibilidad con el otro.
  • 2. Para dar el paso de confiar también es saludable ser humilde y recordar la cantidad de veces que nos equivocamos al haber podido juzgar de un modo negativo a una persona que luego nos sorprendió de una forma muy positiva y que puede, incluso, que nos regalase su amistad. El ámbito de las relaciones personales está lleno de sorpresas. Y a veces nos ocurre que depositamos nuestra confianza en alguien que luego nos defrauda, pero también ocurre el regalo inverso.
  • 3. Confía en la buena voluntad de las personas nobles de corazón, al igual que esperas que los demás tengan fe en tu palabra y te valoren por ser tú mismo.
  • 4. Todo es más sencillo en el plano de la comunicación que en el ámbito de las hipótesis y supuestos. Por tanto, si quieres salir de dudas sobre algo que te inquieta, habla con la otra persona.
  • 5. La confianza genera una apertura emocional y una disposición de escucha hacia el otro que produce una mayor calidad en las relaciones personales. Por tanto, si queremos crear vínculos de calidad debemos estar dispuestos a asumir el riesgo que plantea una posible decepción. Ya que debe ser más fuerte para nosotros la convicción de que la amistad es el mejor premio que podemos crear o también, el compañerismo. Por tanto, es mejor no anticiparnos a aquello que puede ocurrir en el futuro y no juzgar a las personas de un modo superficial a partir  de su apariencia.

Abrir las puertas a la vida

En ocasiones, la desconfianza se convierte en una posición existencial, en una forma de ser en el mundo que puede estar vinculada con una crisis interna, una decepción personal importante, un bajón de autoestima y el miedo. Sin embargo, hoy es un buen día para abrir la ventana de la confianza como sinónimo de esperanza en ti mismo, en los demás y en el mundo. El regalo de estar aquí y ahora debe reafirmarte en el convencimiento de que la vida es bella. Y solo por eso, merece la pena tener confianza en el 2016.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.