¿Por Qué Es Tan Difícil Superar un Desamor?

Superar un desamor es todavía más difícil en la era de las redes sociales. ¿Por qué motivo el dolor se magnifica con las nuevas tecnologías?

¿Por Qué Es Tan Difícil Superar un Desamor?

Pasar página del desamor

No es difícil superar una decepción cuando alguien te ilusionaba o te gustaba. Con un poco de tiempo, pasarás página con total normalidad. Todo es más complejo cuando te has implicado afectivamente con una persona y entonces, la ruptura te genera cierta ansiedad por lo nuevo que está por venir. A la propia dificultad de la ruptura conviene recordar que las tecnologías hacen que el olvido sea un reto totadía más difícil de vivir. Actualmente, romper con una persona ya no significa desconectar de su vida a modo de causa y efecto.

Actualmente, una persona puede romper con otra y, sin embargo, seguir implicada mentalmente en esa historia porque a través de las redes sociales sigue conociendo información sobre ese alguien. Pero además, se produce la paradoja de que aquello que se comparte en redes sociales solo es real a medias, es decir, todos sabemos que en estos canales cada uno muestra aquello que quiere mostrar, su mejor lado. En ocasiones, se trata de una exposición totalmente idealizada de la vida de uno mismo.

Sin embargo, muchas personas sufren después de una ruptura porque se dan cuenta de que su ex sigue feliz. Está claro que tendrá su pena interior pero no la va a mostrar en redes sociales. Cuando no existían estos canales de información y dos personas rompían, era más sencillo marcar una distancia emocional. Cada uno imaginaba cosas de cómo estaría el otro, pero no tenía la posibilidad de comprobarlo en presente.

Superar un desamor también es difícil porque supone en cierto modo romper con una parte importante de ti mismo, es decir, con ese amor hay una ilusión que muere en ti. Y como en cualquier muerte hay un duelo, una pérdida y una herida que deja cierta angustia. Es la desilusión de observar cómo las expectativas iniciales de esa historia de amor se dan de bruces con la realidad de la ruptura ante lo inevitable de un final que ha llegado.

Y superar un desamor también es difícil porque en pocas ocasiones dos personas están en el mismo punto vital respecto de la ruptura. Es decir, resulta relativamente frecuente que alguien sí quiera romper mientras que el otro desea seguir luchando. Estas diferencias que pueden no tener tanta trascendencia en las primeras citas, sí la tienen en la ruptura.

El desamor también puede potenciar la actitud existencialista ante la vida. Es decir, la búsqueda de preguntas que tal vez no tienen una respuesta clara y definida. La impaciencia por superar pronto ese dolor es otro de los frenos que produce el efecto contrario al deseado. Pero generalmente, es difícil pasar página después de un desamor cuando esa persona era realmente un amor importante en tu vida. Es decir, cuando ha marcado tu historia como protagonista. Sin embargo, incluso cuando te parezca difícil, lograrás olvidar algún día.


2 comentarios en ¿Por Qué Es Tan Difícil Superar un Desamor?

  1. Muy buen artículo, da en el clavo con lo que está sucediendo en la actualidad tras la evolución de los medios de las redes sociales. Cada vez son más las personas que acuden a psicoterapia en busca de ayuda para superar un desamor o crisis de separación. Ha aumentado enormemente la demanda acompañada de gran ansiedad, más que nunca. Muchas de ellas solo buscan alivio de la angustia y no resuelven la causa que la origina, meses o años después vuelven a revivir una ruptura amorosa traumática… ¿La causa son las redes sociales o la ansiedad como si fuera un virus que nos ha contagiado a todos? Tras los años que llevo atendiendo a mis pacientes en terapia me doy cuenta que el origen está en las vivencias infantiles… En el tipo de apego que través de las relaciones con los padres ha adquirido la persona, desarrollando un estilo de personalidad de apego ansioso. A través de las redes sociales en el desamor se revive el recuerdo emocional de la ansiedad por abandono vivido en la infancia y olvidado en apariencia, no recordamos la escena sino que la recreamos en el presente, como cuando el niño busca por toda la habitación a mamá desesperadamente cuando se marcha a trabajar, el adulto lo hace buscando a la expareja por las redes sociales, necesita contactar con ella. Dependiendo del estilo de apego que hayamos aprendido se forma nuestro tipo de personalidad y con ello la posible alteración de nuestra salud mental. Los avances tecnológicos nos han posibilitado avanzar intelectualmente pero no emocionalmente.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.