Depresión tratada con terapia de Activación Conductual

Depresión tratada con terapia de Activación Conductual

La Activación Conductual es una de las terapias que puede ser usada para el tratamiento de la depresión, el día de hoy abordaremos este tema que nos permitirá conocer una gran herramienta que en muchos casos puede volverse realmente útil.

En el año 1996 Jacobson llamó Activación Conductual a la programación de diferentes actividades que se aplican de la mano con técnicas de intervención cognitiva, la misma ayuda a mejorar algún déficit o exceso conductual de una persona.

Esta terapia está dirigida al tratamiento de la depresión, entendiendo que las conductas de las personas deprimidas no sólo es un síntoma sino que es parte de la esencia y del mantenimiento del trastorno.

Activación Conductual: ¿qué es?

Entre los diferentes síntomas de la depresión uno de los más conocidos es la inacción, esto va generando un círculo vicioso en el que la persona que la padece se ve incluida, la falta de actividad termina afectando su estado anímico, de la misma forma, el estado anímico deprimido genera falta de actividad. Esta relación es el punto clave de la Activación Conductual, que se enfoca en ciertos tipos de depresión como maneras elaboradas de evitación.

La finalidad de esta terapia, enmarcada entre las terapias de tercera generación de la corriente cognitivo conductual, está enfocada en que los pacientes que se encuentran deprimidos puedan organizar sus vidas y cambiar el entorno para poder establecer una relación con distintas fuentes de estímulo que supongan para ellos un aspecto positivo.

Ciertas intervenciones con métodos de Activación Conductual, pensadas para disminuir los síntomas depresivos son la programación de los objetivos vitales, la jerarquización de las tareas, el reforzamiento de algunas conductas sociales y la realización de actividades y tareas que le pueden resultar gratificantes a los enfermos.

Cómo funciona la Activación Conductual

Este tipo de terapia se basa, por lo general, en la realización de actividades que buscan romper la dinámica de la inactividad.

Para que sea beneficiosa es importante realizar una programación en la que se incluya actividades gratificantes y fácil de realizar. Es necesario que estén bien planificadas, ya que el comienzo del programa pueden aparecer algunas dificultades para la realización.

Actualmente, se llevaron adelante algunas revisiones en los trabajos experimentales en las que se comparan algunos acercamientos terapéuticos, como la medicación antidepresiva, terapia cognitiva, terapia de activación conductual, estos trabajos revelaron que las intervenciones puramente conductuales son suficientes en el abordaje eficaz y eficiente de los cuadros de tipo depresivos.

Ventajas de la Activación Conductual

Dentro de las ventajas de los programas enfocados en la Activación Conductual podemos mencionar las siguiente: se ha demostrado una gran evidencia científica de su efectividad.

Frente a las terapias basadas en la farmacológica se obtuvieron buenos resultados comparables y un porcentaje mayor de remisión en los sujetos, así como la continuidad de los tratamientos. Además, se trata de un tratamiento que es fácil de realizar.

Si es lo comparamos con otras propuestas no se necesitan de tantos pasos. No necesita la modificación de los pensamientos, cuyo procedimientos son más complejos.

Resumiendo, la Activación Conductual es una terapia que ofrece un fuerte apoyo empírico, brindando una oportunidad de tratamiento para las personas que están atravesando cuadros depresivos.

Foto | Pixabay

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.