La Soledad que se esconde detrás de las Relaciones Virtuales

La soledad que se esconde detrás de las relaciones virtualesLas relaciones virtuales son fantásticas, pero el problema del siglo XXI es que las relaciones virtuales se han convertido en un sustitutivo de las relaciones presenciales. De esta forma, existen personas adictas a las redes sociales, a las tecnologías y al correo electrónico, sin embargo, no existe nada que calme ese vacío interior y esa soledad del alma.

Las relaciones virtuales son la expresión de estar solo frente a la pantalla del ordenador pero desde la ilusión que produce pensar que existe alguien al otro lado. Alguien que puede comprenderte, y en algunos casos, alguien que se presenta como una especie de salvador.

Cómo humanizar las tecnologías

Sin duda, no se trata de demonizar las tecnologías porque han mejorado nuestra vida y son fantásticas en tanto que permiten a las personas una nueva forma de relación. Gracias a internet, puedes informarte sobre contenidos de interés en blogs de psicología, puedes leer las noticias en el periódico, puedes hablar con amigos que están lejos a través de Facebook y compartir con el mundo entero tus impresiones a través de un blog personal. Estos regalos propios de la tecnología, suman nuevas ilusiones a tu vida.

La sociedad del individualismo

Sin embargo, no todo es de color de rosa. El gran problema de nuestro tiempo es que poco a poco, las personas pasan casi todo el día frente al ordenador y han dejado de mirar a los ojos de verdad a otro ser humano. Es ahí donde surge la raiz del sufrimiento y de los problemas personales porque mientras que la tecnología nos acerca a aquellos que viven a kilómetros de distancia, tienen el poder de alejarnos de aquellos con quienes convivimos. Al menos, cuando hacemos un uso inadecuado de internet.

La humanidad que destila internet es patente en tanto que muchos de los contenidos que hay en la red son un reflejo de un corazón humano que siente y busca.  Sin embargo, lo virtual no puede convertirnos en hombres adictos a la máquina. Un abrazo es incomparable a la sensación que se tiene al recibir un correo electrónico.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.