Tips para desarrollar la inteligencia emocional (Parte I)

Tips para desarrollar la inteligencia emocional
Inteligencia Emocional

En este artículo comenzaremos a darte algunos consejos para que puedas desarrollar la inteligencia emocional a pleno. En los años 90 la inteligencia emocional estaba considerada como una especie de ‘súper poder’ que tenían las personas.

Se creía que quienes la tenían podían identificar los estados emocionales y podían conectar con las otras personas, además de eliminar el estrés y poder identificar un lenguaje corporal de su entorno.

Desarrollo de la inteligencia emocional

El objetivo de esta serie de artículos es romper algunos mitos vinculados a la inteligencia artificial y enseñarles en pocos pasos algunos consejos que ayudarán a mejorarla notablemente.

La inteligencia emocional podría explicarse, en términos generales, en función de cómo una persona puede generar las emociones y la de los demás. En base a estos ejes aparecen los cuadrantes que definen la inteligencia emocional

La autoconciencia es la habilidad que tienen las personas de identificar y reconocer las emociones de uno mismo, así como su origen. El autocontrol es la capacidad de controlar los impulsos y retrasar la recompensa inmediata.

Otro punto clave es la empatía, o sea, la habilidad de conectar con las emociones y los motivos de los demás. Y las habilidades sociales, la capacidad de vincularse de manera satisfactoria con las otras personas, evitando o gestionando los conflictos y comunicándose de manera clara para poder influir en otras personas.

Al finalizar el siglo XX se realizaron diferentes estudios vinculados a la inteligencia emocional en los que se la presentaba como un gran motor para alcanzar el éxito y la satisfacción personal. Las investigaciones permitían demostrar que los mejores líderes eran emocionalmente inteligentes.

Los estudios realizados en los últimos años, sin embargo, ponen en duda estos resultados. Quizás los líderes con más carisma no tenían tanta inteligencia emocional como se pensaba en un comienzo. Tengamos en cuenta que la forma de evaluar la inteligencia emocional era mediante cuestionarios que ellos mismos respondía, y que líder iba a reconocer que no se podía identificar con las emociones de sus trabajadores, sabemos que ninguno, por eso en la actualidad podemos dudar de esos resultados.

Los últimos trabajos apuntan a que existen profesionales en los que un exceso de inteligencia emocional puede resultar negativo, por ejemplo, los científicos, los mecánicos o los que se dedican a las tareas contables. Y en otras profesiones, como los comerciantes, los médicos o los que se dedican al coach, saber interpretar y regular las emociones es fundamental.

Resumiendo, podemos decir que tener inteligencia emocional es importante pero no es la panacea En algunos casos puede ser útil y en otros casos no.

Si nos preguntamos si realmente se puede mejorar la inteligencia emocional podemos decir que la teoría más generalizara señala que aumentar el cociente intelectual es casi imposible. Pero en muchos cursos y entrenamientos se ha apostado a aumentar la inteligencia emocional, la que se podría mejorar con la práctica.

Los expertos en la materia señalan que se puede cambiar hasta cierto punto, que la capacidad de gestionar las emociones y las de los demás no cambiar demasiado durante la vida, los factores más importantes serían la educación, las experiencias que se tuvieron en la infancia y los genes. No es que no se pueda cambiar la inteligencia emocional sino que hacerlo requeriría de mucho esfuerzo y tiempo.

En un próximo artículo seguiremos hablando de este interesante tema.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.