Tu nombre define tu destino ¿mito o realidad?

Hoy hablaremos de los diferentes estudios que han llegado a demostrar como tu nombre define tu destino. Seguramente una de las decisiones más importantes que se toman en el embarazo o antes de ser padres es la elección del nombre, para hacerlo se evalúan distintas opciones, la elección puede basarse en distintos criterios. Lo que no muchos conocen es que se realizaron estudios de índole científica para evaluar cómo el nombre de una persona determina el futuro.

Los nombres aportan mucha información de la persona, por ejemplo, pueden determinar el género, la etnia y en algunos casos hasta la clase social, para otros se vincula con rasgos de la personalidad.

Albert Ellis y Robert M. Beechley, ambos psicólogos, realizaron en el año 1954 una investigación en la que se compararon los perfiles psicológicos de más de 100 niños con nombres tradicionales y la misma cantidad de niños con nombres más peculiares. Como resultado del estudio se pudo ver que los portadores de nombres no convencionales o tradicionales llevaban a tener cierto grado de perturbación emocional que los niños que tenían nombres más comunes.

Pero también hay trabajos más recientes en los que se profundiza acerca de la relación entre los nombres y la personalidad. Una investigación realizada en la Universidad de Nueva York en el año 2011 demostró que las personas que tienen nombre más fáciles de pronunciar llegan a cubrir puestos de categoría dentro del ámbito laboral. Adam Alter, quien encabezó el estudio, señaló que las personas tendemos a procesar mejor la información que nos resulte más fácil, cuanto más fácil de entender más nos agrada.

Otro trabajo realizado por Gregory Clark en la Universidad de Oxford analizó los nombres de los estudiantes de primer año desde 2008 a 2013. En este estudio se pudo ver que nombres ingleses tradicionales como Anna o Eleanor son más frecuentes dentro del alumnado de la universidad, mientras que los nombres más particulares casi son inexistentes en esta institución. Lo mismo se pudo ver el la Universidad de California y en la Universidad de Yale.

Sin embargo, no queremos dejar de mencionar que a pesar de estas investigaciones son muchas las personas que consideran que el futuro o los puestos de trabajo no son determinados por el tipo de nombre sino por la responsabilidad, el esfuerzo y el compromiso que cada una de las personas asume al realizar su actividad laboral, sus estudios o todo lo que vaya a encarar en su vida.

Seguramente los padres se preguntarán si es mejor elegir un nombre común y popular o si elegir un nombre más original. En ambos casos se pueden ver ventajas y desventajas. Quizás la mejor opción es encontrar un nombre que una lo mejor de ambas opción, eligiendo un nombre común que se pueda cambiar o adaptar a algo más diferente.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.