Dar Tiempo a la Realidad

La paciencia es todo un arte porque cuanto más deseas una realidad en concreto, más impaciencia tienes ante ese objetivo. Dar tiempo a la realidad es uno de los objetivos de bienestar más importantes puesto que podemos vivir una frustración constante al obsesionarnos con algo que no ocurre exactamente cuando deseamos. En ocasiones, las cosas que queremos no ocurren nunca.

Pero en otros casos también sucede, que lo que deseamos sí que llega, solo que no en el momento en que lo buscamos.

¿Cómo dar tiempo a la realidad y tener paciencia?

Escucha las señales

Lo cierto es que a veces, la vida nos va mandando señales que indican que estamos en el buen camino. Las señales son simplemente, sucesos que ocurren y tienen un significado concreto para ti. No te adelantes a los acontecimientos de la vida sino que vive al compás del propio vivir. Es decir, vive ahora.

Centra tu atención en otro tema

Cuando nos obsesionamos con una realidad en concreto corremos el riesgo de no darnos cuenta de que más allá de esa realidad existe más vida todavía. Por tanto, puede ser muy saludable apartar la mirada de ese punto en concreto para saber ver más allá. Por ejemplo, cuando te obsesionas porque la persona que te gusta no te dice lo que siente, no disfrutas de otros tesoros de la vida como los planes con los amigos.

Aprende de tu experiencia

A veces, arrastramos errores desde la niñez. Sin embargo, la experiencia es un grado por lo que sabio es aprender de los errores para asumir unos hábitos de vida más felices, por ejemplo, la paciencia. Practicar deporte activa la mente pero también, la paciencia. En última instancia, en ocasiones, detrás de lo que vemos como casualidades, solo existen causalidades que tienen una razón de ser por descubrir.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.