Alcanza el equilibrio mental gracias al Tai Chi

Alcanza el equilibrio mental gracias al Tai Chi

En la entrada de hoy te daremos los caminos que nos ofrece el Taichi para alcanzar el equilibrio mental. Se trata de un arte marcial chino que implica una serie de movimientos armónicos y circulares que se llevan a cabo de manera lenta y fluida con un alto nivel de concentración en el cuerpo y del espacio que lo rodea.

Los expertos en la materia señalan que el Taichi se basa en el concepto dualista de la filosofía china, en la cual las fuerzas universales del Yin y Yang se encuentran unidas y en una constante interacción, originando así los seres que existen y las cosas, bajo la idea del movimiento dinámico y de la creación.

Existen muchos beneficios que aporta el Taichi, entre ellos el de conseguir un equilibrio de la energía interna, poder manejar el estrés y tener una sensación de tranquilidad y relajación. También ayuda en el desarrollo espiritual de las personas como en el aprendizaje de las técnicas de defensa personal.

Lo cierto es que no existe un solo camino en la vida sino varios, lo importante es pensar en la estrategia. Cada persona deberá seguir su camino y hacer de ella un sitio donde se encuentran los caminos, un espacio en donde se pueden practicar las artes marciales. Las artes marciales se deben practicar en cualquier circunstancia y deben ser trasmitidas a los demás, del maestro al discípulo.

Para empezar a transitar el camino se debe conocer lo grande y lo pequeño de la vida, lo que es verdadero, lo que es superficial y lo que es profundo. A este camino lo llaman el Camino de la Tierra.

También tenemos otro camino, el llamado Camino del Agua, en el que deberá transitar nuestro espíritu. El agua tomará la forma del agua que la contiene. El tercer camino es el Camino del Fuego, el fuego cuenta con un espíritu bravio que va más allá de lo que es grande o pequeño. En este punto es necesario poder reflexionar acerca de aprender a valorar la práctica y tener la capacidad de tomar decisiones con rapidez.

Es muy importante que exista un entrenamiento permanente para así poder lograr que el espíritu se mantenga inmutable por más que la situación que se debe afrontar sea complicada.

Existe un cuarto camino, el llamado Camino del Viento. El viento se refiere a las tradiciones, a nuestros antepasados. Será necesario poder conocer a los demás y a partir de eso tener la posibilidad de conocerse a uno mismo.

Si bien es muy importante hacerlo, practicar todos los días no bastará, el espíritu tendrá que acompañar los actos para no caer en el error que estamos en el camino verdadero si no es así.

Y, el último camino, es el del Vacío. Es vacío es lo que no tiene ni principio ni fin, una enseñanza que se centra en actuar de manera natural, en seguir la naturaleza de las cosas y aprender a fluir con ellas para estar en un estado de total armonía.

Recordar siempre que cada cosa tiene su propio ritmo y hay que respetarlo y fluir con él. Cada cosa tiene una cadencia ascendente y descendente, lo que se tiene que lograr es diferenciar una de la otra.  Poder distinguir lo que nos bloquea será necesario para avanzar.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.