Diferencias entre un psiquiatra y un PSICÓLOGO CLÍNICO

El trabajo sobre la mente humana, sus alcances, limitaciones y características es abordado desde diferentes ramas de la ciencia. Una pregunta muy habitual, y que hoy abordaremos para encontrar una respuesta, es acerca de ¿qué diferencia a un psiquiatra y a un psicólogo clínico?

Tanto la psiquiatría como la psicología clínica son dos ramas diferentes que trabajan sobre la salud mental de los individuos. Suelen ser confundidas, pero lo que hay que tener siempre en cuenta es que la formación para ambos tipos de profesionales es muy diferente. El psiquiatra estudia Medicina y luego se especializa en enfermedades de tipo mental. El psicólogo clínico estudia la carrera de Psicología y luego realiza una especialización en salud mental.

La base de ambas ramas es muy diferente, por eso los profesionales tienen herramientas y recursos muy distintos para abordar el tratamiento de las enfermedades mentales de los pacientes. Hoy nos adentramos en conocer estas características diferenciadoras para entender más sobre la elección de uno u otro profesional.

¿Qué es y qué hace un psiquiatra?

El psiquiatra primero estudia la carrera de medicina que dura aproximadamente 6 años. Posteriormente debe aprobar un examen MIR (Médico Interno Residente) y a partir de ese momento ingresa en un hospital como residente por 4 años para practicar y conocer más sobre la especialidad elegida, en este caso, psiquiatría.

El psiquiatra aborda las enfermedades mentales desde su faceta fisiológica. Ya sea prescribiendo medicación u otras intervenciones médicas que sean necesarias para equilibrar el funcionamiento bioquímico del cerebro para reparar o compensar los desequilibrios. Siempre trabajan tomando en cuenta las variables psicológicas que afectan el restablecimiento del paciente.

¿Qué es y que hace un psicólogo clínico?

El psicólogo clínico primero estudia durante 4 años la carrera de Psicología y luego realiza un exámen-oposición para ingresar en un hospital o centro de salud mental como psicólogo interno residente durante 4 años. Allí se especializa en enfermedades mentales.

La psicología clínica es una de las tantas ramas de especialización que ofrece la psicología dentro del área de salud. Una vez terminada la carrera, hay una gran variedad de especializaciones, como organizaciones, neuropsicología, entre otras.

El objetivo principal del psicólogo clínico es evaluar y tratar problemas psicológicos, todos aquellos que son originados por enfermedades o desórdenes mentales. Los aborda desde una perspectiva de rehabilitación psicológica, interviniendo externamente para modificar funcionamientos cerebrales disfuncionales.

Como recursos y herramientas, el psicólogo clínico utiliza el maneje y ajuste emocional, las conductas y pensamientos. A partir de estos análisis de situación, el psicólogo es capaz de favorecer el autocontrol y el aumento de la autoestima, así como ayudar a guiar al paciente para detectar pensamientos erróneos, corregirlos y mejorar su desempeño en el ámbito personal, emocional, laboral y deportivo, entre otros aspectos.

El psicólogo clínico no prescribe medicamentos, trabaja desde la rehabilitación de conductas y el entendimiento del entorno y las causas de la disfunción mental. Las metodologías que aplica el psicólogo clínico son muy diferentes de acuerdo a su formación, el origen de la problemática y las herramientas que utilice para cada paciente en particular. De todas formas, al tratarse de una temática tan compleja, en más de una ocasión psicólogo y psiquiatra trabajan juntos sobre un mismo paciente.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.