Causas del Síndrome del Impostor y Cómo Superarlo

¿Qué es el síndrome del impostor y cuáles son las causas habituales de este malestar asociado al plano profesional?
Causas del Síndrome del Impostor y Cómo Superarlo

El engaño puede ser objetivo, así ocurre cuando una persona miente a otra de un modo evidente. Sin embargo, el engaño también puede ser una experiencia totalmente subjetiva. ¿Has oído hablar sobre el síndrome del impostor? Este síndrome hace referencia a la creencia equivocada que tiene una persona de no ocupar el lugar laboral que merece por méritos propios. Vive con el estrés y la ansiedad de ser descubierta en un error al no tener el conocimiento y la competencia requerida para estar en este punto.

En muchas ocasiones, este síndrome lo sufren personas con un currículum completo y una tendencia al perfeccionismo. De este modo, infravaloran sus propios éxitos y se comparan con otras personas a las que idealizan. Suelen pensar más en aquello que les falta que en aquello que poseen.

La persona vive con un miedo interior constante ante el temor de ser acusada como posible impostora. Es natural tener inseguridades en el ámbito profesional, todos las tenemos en algún momento. Sin embargo, no debemos acostumbrarnos a vivir con el peso del estrés crónico.

¿Por qué este síndrome crece en la sociedad actual? Porque estamos en un momento histórico marcado por una competencia profesional evidente ya que en los procesos de selección de las empresas optan a ese mismo puesto de trabajo distintos perfiles con una alta cualificación. Además de eso, las nuevas tecnologías también se convierten en un escaparate en el que los profesionales muestran la mejor versión de sí mismos y los errores se magnifican ante el efecto viral.

Causas del síndrome del impostor

  1. Conviene puntualizar que la causa del síndrome del impostor no siempre es una razón interna. En ocasiones, es una razón externa. Por ejemplo, un jefe que corrige constantemente a un trabajador y no le felicita nunca, puede llevar al empleado a la creencia de que nunca está a la altura de las circunstancias.
  2. El sexismo también es una causa asociada al síndrome del impostor. De este modo, pueden ser más vulnerables de sufrir este malestar aquellas mujeres que ejercen su profesión en un terreno predominantemente masculino y aquellos hombres que trabajan en sectores habitualmente femeninos.
  3. El edadismo es otro factor habitual que puede condicionar la creencia interior que una persona tiene de sí misma en relación con el éxito laboral. Por ejemplo, una persona joven puede ser más vulnerable de sufrir el síndrome del impostor si trabaja en un sector en el que la experiencia es un requisito fundamental.

Cómo superar el síndrome del impostor

  • 1. Márcate un objetivo semanal y elabora un plan de acción para cumplirlo. El objetivo te ayuda a orientarte en el cumplimiento de una dirección.
  • 2. Si eres una persona en constante formación continua, es positivo que te relajes y que, por ejemplo, te tomes un respiro de unos meses. Descansar también es positivo para relajar la mente. La educación continua es muy importante, sin embargo, también es sano desconectar de esta tendencia hacia el aprendizaje.
  • 3. Comprende tus miedos. Es normal que tengas un mayor temor al salir de tu zona de confort en la oficina. Cuando tengas experiencia en ese terreno nuevo, te sentirás más feliz.

¿Alguna vez has sufrido este síndrome? ¿Qué hiciste para superarlo?

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.