¿Renunciar a tu Vocación por un Trabajo que No Te Gusta?

¿Crees que renuncias a tu vocación profesional por hacer un trabajo que no te gusta? La respuesta es no. Descubre por qué en este post.
¿Renunciar a tu Vocación por Otro Trabajo?

Qué hacer cuando haces un trabajo que no te gusta

Esta es una de las cuestiones más presentes en la crisis. La contradicción de haber estudiado para trabajar en un sector determinado y, sin embargo, no encontrar un empleo en ese campo. Esto lleva a que muchas personas se sientan en la encrucijada de plantearse, con desmotivación, si deben renunciar a su vocación profesional y resignarse a un trabajo que no les gusta.

Este planteamiento no es positivo de entrada. A lo largo de nuestra vida, tenemos que ser flexibles para adaptarnos a las circunstancias con realismo. Es decir, es positivo aceptar que en un contexto de dificultad laboral es más difícil encontrar trabajo en determinados sectores. Sin embargo, el mapa de la realidad cambia constantemente. Por esta razón, valora esos trabajos que realizas alejados de tu vocación profesional con un significado constante puesto en relación con tu verdadero objetivo: desarrollar tu vocación laboral.

Búsqueda activa de empleo

Es decir, mientras realizas un trabajo de verano, por ejemplo, puedes continuar con tu búsqueda activa de empleo enfocada en un sector específico o, también, observar estos ingresos extra como un bien necesario para tu estabilidad económica. Porque sin duda, obtener ingresos es una de las partes más importantes del trabajo.

No importa la edad que tengas, siempre estás a tiempo de luchar por tu verdadero sueño profesional ya que en el momento más inesperado puede surgir una vacante en una empresa, o pueden llamarte por teléfono de una empresa a la que ya ni recordabas que habías enviado el currículum en algún momento. La búsqueda de trabajo vocacional, en algunos momentos, se convierte en un acto de fe. Es decir, se trata de practicar acciones con las que cosechas una posible buena suerte.

Práctica de voluntariado

Por tanto, si estás realizando un trabajo que no tiene nada que ver con tu vocación profesional, elabora un itinerario de acciones que te ayuden a reconducir la situación a nivel emocional para motivarte a ti mismo. Por ejemplo, puedes practicar una actividad de voluntariado en una organización. Si, por ejemplo, eres profesor, muchas organizaciones buscan profesores voluntarios. En ese caso, es recomendable que el tiempo de voluntariado sea concreto, por ejemplo, una o dos horas por semana. Para que puedas tener tiempo libre para lo verdaderamente importante: encontrar el trabajo de tus sueños. También puedes asistir a eventos de networking para hacer contactos.

Formación continua

Y, por supuesto, invierte en formación continua para conseguir tu objetivo de encontrar un trabajo que te guste. Un trabajo al que tienes tanto que aportar. No deberíamos observar como algo negativo el hecho de trabajar en un sector que no nos encanta puesto que el verdadero dolor nace del desempleo de larga duración. Intenta sacar siempre un aprendizaje de todos los trabajos que realizas. Intenta dejar un buen recuerdo allí por donde pasas. Y visualiza constantemente en tu mente, ese horizonte prometedor de un trabajo que parece estar hecho para ti. Por ejemplo, consulta dos días por semana las novedades de las bolsas de trabajo online.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.