¿Tienes una personalidad resistente?

La personalidad resistente se define como una personalidad compuesta por actitudes y acciones que son capaces de transformar las situaciones estresantes en oportunidades de crecimiento y con ello evitar potenciales desastres. Se requieren tres actitudes para poder decir que tenemos una personalidad resistente y son el compromiso, el control y el reto.

El compromiso lo podríamos definir como la convicción de que cuando nos encontremos con situaciones difíciles de llevar es importante implicarse con las cosas y con las personas, además del entorno en lugar de aislarse y desvincularse y no afrontar la situación.

El control se refiere a la convicción de que debemos de seguir luchando ante una situación adversa y no rendirnos, y creer que podemos hacer cambiar las cosas, en lugar de entrar en una espiral de pasividad e impotencia.

El reto debe implicar que queremos asumir que de por sí la vida es estresante, que nos encontraremos situaciones difíciles de llevar, y que seremos nosotros los que tenemos que vivir esas situaciones  y para solventarlas debemos de estar en un continuo aprendizaje y no estancarnos en unos ideales que no nos lleven a solucionar esas situaciones.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.