Fuerza de voluntad

Emilio Jurado Sánchez sufrió un desgraciado accidente en 1976 que acabó por dejarle ciego. Pero su fuerza de voluntad y su espíritu de lucha le han convertido en un ejemplo a seguir.

Un accidente como trabajador de la construcción causó a Emilio un daño irreversible en un ojo que, luego, le afectó al otro. Tras muchas intervenciones quirúrgicas, tuvo un desprendimiento de retina que le ocasionó una ceguera total.

Esta situación le sumió en una fuerte depresión, pero siempre recibió el apoyo incondicional de toda su familia y de su novia, Francisca, con la que se casó en el año 1980.

Precisamente su cuñado José fue quien le introdujo en el mundo del deporte para estimular su autoestima, consiguiendo que Emilio, hombre con un espíritu de superación y mucha fuerza de voluntad , lograse salir de la depresión y se dedicase durante 12 años al atletismo profesional.

Su amigo José Luis Díaz, compañero y guía en competiciones para amateurs, se puso a trabajar y de un par de bicis viejas hizo un magnífico tándem. El objetivo: llegar a Dos Torres, la ciudad natal de Emilio Jurado.

Partiendo desde Esparraguera (Barcelona), efectuaron el trayecto de 950 kilómetros en siete etapas.

Cuando llegaron a su destino, cientos de personas estaban esperándoles y animándoles con sus gritos de apoyo.

Emilio recibió un emotivo homenaje y, en nombre de todos los habitantes de Dos Torres, recibió una placa en reconocimiento a su esfuerzo y fuerza de voluntad..

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.