¿Por qué nos enamoramos?

El enamorarse responde a una serie de estructuras mentales donde ubicamos a aquellas personas que nos atraen. Para aprender a amar debemos entender los principios psíquicos y orgánicos del sentimiento de enamorarse.

Hay afirmaciones muy comunes nos dicen que el amor no se entiende, sólo  se siente, de que no existe romanticismo y que el amor es un juego de azar, donde a cada uno le toca o no, enamorarse. Si atendemos a ésta afirmación, entendemos el amor como un sentimiento que surge de la nada y que desaparece de igual manera, y que es una cuestión de azar.

Si entendemos el amor como un juego de azar se dejan a un lado los complejos mentales que hacen que nos enamoremos. Pero esto es peligroso, y se trata de una de las principales causas del mal de amores.

Para mantener vínculos sanos y amar sin sufrimiento, debemos de comprender el amor, lo que significa, lo que representa, se experimenta y como funciona. La emoción y la razón no son nociones enfrentadas ya que se complementan.

El amor aparece tras una reacción de nuestra mente ante la presencia de otra persona, a partir de unas vivencias que nos permitirán enamorarnos. Si bien cada uno siente de determinada manera frente a una persona, producto de un condicionamiento, podemos analizar variables en las que podemos conseguir respuestas a nuestra forma de amar.

Algunos efectos que se notan al instante de enamorarse:

  • El corazón late más deprisa (130 pulsaciones por minuto).
  • La presión arterial sistólica (lo que conocemos como máxima) sube.
  • Se liberan grasas y azúcares para aumentar la capacidad muscular.
  • Se generan más glóbulos rojos a fin de mejorar el transporte de oxígeno por la corriente sanguínea.

En psicología, enamorarse de una persona y no de otra, se trata de un mapa mental que elabora cada persona.

Estudios sociológicos demuestran que hay ciertos patrones que se repiten en personas de distintas culturas y que enamorarse consiste en un proceso de maduración, que sucede al encontrarnos con alguien que nos ayuda a crecer.

Sea como sea podemos definir tres elementos en el amor, que son el deseo, la ternura, y la amistad. Cada una de estas partes son primordiales en el desarrollo del amor verdadero y es imprescindible para el comienzo de la atracción y la posterior relación basada en la afinidad y el amor.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.