Los hijos y la pareja

Tres maneras de mejorar una relación matrimonial

La investigación demuestra que tener hijos puede disminuir la felicidad e intimidad conyugal. Éstos son los tipos de las parejas más afectadas por los niños, además de tres maneras de mejorar el matrimonio.

El estrés y los problemas que puede generar el hecho de tener hijos puede afectar la felicidad conyugal, e incluso disminuir la calidad de la relación de la pareja. Aunque esta investigación pone de manifiesto que los niños pueden disminuir los niveles de felicidad, hay métodos eficaces para mejorar una relación matrimonial después de tener hijos.

Según un estudio realizado sobre 218 parejas, ha revelado que el noventa por ciento de las parejas experimentaron una disminución en la satisfacción conyugal una vez que nació el primer hijo.

Las parejas que no tienen hijos también muestran una disminución de la calidad marital con el tiempo, sin embargo, tener un bebé acelera el deterioro, especialmente durante los primeros períodos después del nacimiento de un niño.

Algunas parejas son más felices después del nacimiento de los niños. En este estudio, las parejas que informaron tener una relación más fuerte después del nacimiento de sus hijos ya estaban casados y tenían ingresos más altos.

Tres maneras de mejorar una relación matrimonial

1.Asumir riesgos juntos. Probar cosas nuevas, puede ser cualquier actividad que les guste a ambos. La felicidad se encuentra en las experiencias, porque están abiertas a la reinterpretación positiva, convertido en una parte significativa la identidad de la pareja, y contribuyendo a una relación feliz.

2. Los problemas económicos. A menudo, cuando las parejas discuten sobre el dinero, no es el dinero el causante del problema, las peleas de dinero son un producto la negligencia de la relación. El dinero puede convertirse en un arma cuando un cónyuge utiliza los hábitos de gasto de la otra persona como municiones, o cuando gasta el dinero para desquitarse.

3.Mantener la comunicación. La investigación muestra que el desprecio y la falta de comunicación pueden llevar a problemas conyugales y al fracaso de la relación. Los cónyuges deben encontrar cosas que apreciar y respetar el uno del otro. Para mejorar su matrimonio, lo mejor es hablar y comunicarse. Cuando se detiene la comunicación, los matrimonios tienen menos probabilidades de ser felices.

El aumento de los niveles de felicidad conyugal (si se trata de niños) requiere un esfuerzo por parte de ambos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.