INSOMNIO y otros problemas para DORMIR ¿por qué se originan?

Un problema que muchas personas atraviesan es el de problemas para conciliar el sueño. Hablar de insomnio es más común de lo que muchas personas creen, pero no hay que tenerle miedo a este problema. Hay diferentes abordajes para intentar encontrarle una solución a las dificultades que podemos tener para descansar y dormir bien. En nuestra sociedad, la incapacidad para dormir 8 horas de corrido es muy habitual, y pese a los beneficios de este tiempo de reposo, te contamos por qué se puede estar originando y cómo combatirlo.

Insomnio 2

Detectando las causas

El estrés es la principal causa a la hora de complicaciones para conciliar el sueño. Hay muchas situaciones que pueden alterar nuestra estabilidad psicológica y derivar en problemas de sueño. Las personas estresadas pasan mucho tiempo preocupadas, pensando en el futuro, en el devenir de acontecimientos que terminan generando un exceso de actividad cerebral que impide el sueño. Al acostarnos en vez de dejar de pensar, nuestro cerebro vuelve sobre los temas pendientes de solución y acciones concretas. Al final, pasamos una noche terrible, siendo incapaces de dormir.

Mucha iluminación

La sensibilidad a la luz depende de cada persona, hay quienes pueden dormir a pleno sol, y los que necesitan una penumbra total. Los seres humanos somos animales diurnos, durante la noche necesitamos descansar y nuestras células comienzan a funcionar con menor intensidad cuando los niveles de luminosidad descienden. El cerebro puede interpretar que un estímulo lumínico de determinada intensidad implica que aún es de día y tenemos que seguir trabajando, por eso algunas personas cuando hay luz, no pueden dormir.

Exceso de ruido

De nuevo, la sensibilidad al ruido depende principalmente de cada individuo. El consenso es, de todas maneras, que los estímulos auditivos dificultan el sueño. Es difícil ignorar un ruido cuando estamos intentando dormir. Para un buen descanso, el silencio absoluto es clave.

Consumo de alcohol

Muchas personas piensan que el alcohol ayuda a dormir, pero es un error. Si bien el alcohol puede causar somnolencia y menor capacidad de reacción, con el paso del tiempo el organismo se acostumbra y las personas pueden experimentar dificultades para descansar. La recomendación es evitar el consumo de bebidas alcohólicas hasta dos horas antes de ir a dormir.

Insomnio 1

El consumo de cafeína

La cafeína es un estimulante natural, su función principal es la de mantener despiertas y alertas a las personas. Si consumimos cafeína antes de irnos a dormir, difícilmente conciliemos el sueño fácilmente. Además del café, existen bebidas gaseosas que tienen cafeína, el chocolate o incluso el té.

Temperatura inadecuada

Mucho calor o mucho frío también pueden impedir que durmamos bien. La temperatura de nuestra habitación es fundamental para lograr un buen descanso. Lo más habitual es que nos excedamos con el calor en invierno, dificultando el sueño, y con el frío en verano. Las temperaturas más bajas de 15 ºC y más altas que 23 ºC suelen dificultad el sueño.

En nuestra próxima entrada hablaremos acerca de los modos en los que se puede combatir el insomnio y cómo ayudar a nuestro organismo a descansar mejor. Se trata de una serie de consejos psicológicos y físicos para lograr el descanso adecuado para nuestro cuerpo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.