¿Cómo Contarlo? “Mamá, Soy GAY” –> ¡10 HISTORIAS REALES!

10 Historias REALES sobre ¿CÓMO Decir a Mis Padres que SOY GAY? Sacarás Buenos CONSEJOS sobre Cómo Salir del Armario y Contarlo a la Familia.

Cuando eres homosexual en algún momento surge la pregunta: ¿Cómo decirle a mis padres que soy gay?

Hoy veremos varias historias…

¿Cómo contar que soy gay?
¿Cómo contar que soy gay?

Tabla de Contenidos

¿Cómo contar que SOY GAY? 10 Historias Reales

A continuación, os dejo 10 historias sobre cómo estos chicos contaron “su historia”:

1. La carta de Eduardo

(Locutor y periodista)

“Lo hice por el impulso que me daba mi ex, quien en ese momento era como mi guía. Él me sugirió que redactara una carta a mis papás. No estaba tan chavito, tenía 23 pero como era una familia que siempre me preguntaba dónde estaba y con quién, puestenía que poner muchos pretextos y se me estaba agotando.

Como me sentía muy intranquilo me convenció, así que escribí la carta el 30 de abril del 2007, la dejé en el comedor antes de irme a trabajar. Mi hermano mayor fue el primero que la leyó, (a pesar que decía “mamá y papá”). Aunque no repercutió mucho. Meses antes le había dicho a uno de mis hermanos que era muy “open mind”, eso también me dio valor para escribir.

El día que la leyeron mis papás había ido a casa de mis suegros, me marcaron en la tarde, que querían hablar conmigo, no enojados pero sí con urgencia. En la noche platicamos no con risas pero sí con aceptación, aunque con preocupación de saber qué sería de mi vida. Lo que costó trabajo al inicio fue la aceptación de quién era mi pareja, pero 8 años después todo mejoró”.

 

2. Cuando a Diego le ayudó el alcohol

Diseñador

“Fue en 2010 y era mi primera ruptura amorosa; el niño me había dejado por excusas como “no es natural”. Él tenía 17 y yo 20. El caso es que estaba en mi casa y se suponía que no llegaría nadie hasta la noche siguiente.

Agarré toda botella existente, me fui al segundo piso y así sin nada, tomaba shots mientras lloraba. Después de un rato, estaba tan ebrio que no recuerdo el día ni el mes en el que sucedió todo. Ingerí media botella de tequila, una entera de charanda (no sé ni qué es), y un cuarto de vodka.

De repente llegó mi madre y mi hermana, yo ni en sueños me podía poner de pie, me preguntaron qué tenía y entre lágrimas les dije que era gay, le dije a mi madre que me perdonara, que no podría continuar en la familia porque no me gustaban las mujeres (oso total), y obvio aplicaron la de “ya sabíamos. Lo que queremos saber es ¿por qué te acabaste todo el alcohol?”.

De la pena corrí a mi hermana de la habitación y sólo le conté a mi madre del “wey” que me dejó; ella estaba toda “shockeada”, ya sabía que era gay y me dijo que me quería de igual forma, sin importar mis gustos, que si yo quería, ella me ayudaba a decirle al resto de la familia. Me dejaron en el sillón y desperté con la cruda de mi vida; moral y fisica”.

3. Lo directo de Mauricio

Chef

“Una mala experiencia me orilló a hablar abiertamente del tema con mi familia: terminé mi primera relación después de casi 5 años a escondidas. Los planes se vinieron abajo y la expectativa de lo que pensaba para un futuro ya no estaba y el único apoyo al que se podía recurrir para mitigar esa desilusión era mi familia.

Como a muchos, el miedo me paralizó y sólo lloraba por la creencia de que encontraría rechazo en ellos. Se los dije directamente, para sentir apoyo, y para mi buena suerte o bendición, mis padres vieron en mí un ser humano y no una preferencia sexual.

Si bien, hasta la fecha no son fanáticos de hablar del tema o de involucrarse demasiado, me han respetado. Ahora sé que no hay peor miedo que el propio para encontrarnos a nosotros mismos”.

Quien te ama te amará tal cual eres.

 

4. Cuando el trabajo delató a Memo

Actor y conductor de VIPink

“Salí del clóset y yo no quería. Antes hacía sketches de comedia en un programa gay llamado Guau con Alex Kaffie, y a mis padres se les hacía normal porque soy actor, pero tiempo después recibí la invitación para ser conductor de un programa totalmente gay… Ahí fue cuando mis padres comenzaron a notarlo y prácticamente fui obligado a decirlo.

Apenas en el 2014 decidí salir de clóset.  De niño siempre mis compañeros siempre me molestaban, me decían “putito” o “jotito” pero mi mentalidad fue tomar las cosas de quién venían y no darle importancia. Ahora que las personas ya saben, no quiere decir que lo grite a los cuatro vientos, no me gusta que me hablen en femenino o andar “joteando” por la vida como dicen”.

No me escondo pero me gusta una vida neutral. 

 

5. Los lugares frecuentes de Eric

Geógrafo

“Aún no se lo he dicho a mis papás pero a mi hermana sí. Fue hace pocos meses, en febrero más o menos. Ya traía en la cabeza decirles a todos y un día me salí de casa para ver a un chico. Le tuve que decir a mi hermana que me cubriera, ella dijo que sí pensando que saldría a cualquier lado, entonces creí que era el momento oportuno de decírselo.

“Le escribí en whatsapp y le conté mis preferencias; aunque tal vez no era el medio adecuado para decir algo así, lo tenía que hacer. Ella me respondió que ya sabía”.

 

6. Yahir: Por prestar las cosas 

Social Media.

“Yo tenía 17 cuando un día le presté mi celular a mi mamá porque no servía el display de su pantalla. Cambiamos de chip pensando que nunca podría entrar a los mensajes de texto, (porque eso del celular era nuevo para ella). Resulta que si entró y vio unos mensajes amorosos que mi novio de ese entonces me había mandado.

Me confrontó y me preguntó que qué onda con eso. Yo no tuve más remedio que decirle que me gustaban los niños. Ella me respondió que a Dios no le gustaba eso”.

Yo le pregunté que si a Dios entonces le gustaría que yo fuera infeliz… Y se quedó callada.

 

7. Cuando no fue necesario que Carlos saliera del clóset

Conductor y periodista

“No me costó trabajo porque nunca lo oculté, conforme pasaba el tiempo se me empezó a notar. Los cuestionamientos iniciaron y a los 18 años me preguntó mi mamá. Simplemente le dije que sí era gay.

Se lo cuestionó por días, me terminó aceptando. Nunca hubo bullying por parte de mi familia o mis compañeros de escuela, todo fue dándose natural sin tener que decirles. Siempre estuve definido. Mi primer novio lo tuve a los 14 y siempre me di a respetar, porque cuando me faltaban al respeto sólo fue cuestión de ponerme firme para enfrentarlo y que ya no sucediera”.

Me tocó una bonita etapa con compañeros que siempre lo comprendieron.

8. Cuando el profe de Ruberli lo delató

Conductor y productor del programa VIPink

“Mi papá es brasileño y tiene otra concepción de la sexualidad. Con mi familia no hubo problema, les comenté mi orientación sexual y me dijeron que me querían tal y como era. Pero sucedió que a los 19 años un maestro de la universidad trató de sacarme del clóset frente a mis compañeros. Al día siguiente todo mundo murmuró y yo fui a hablar con el director.

Le comenté lo que pasó y que no era justo porque si las personas querían saber directamente me lo podían preguntar. En ese entonces yo estaba leyendo libros que hablaban de cómo decirle a tu familia. Le dije a todos mis compañeros, lo aceptaron y nunca viví bullying.

Antes de decirle a todos yo pensaba que era la única persona que sentía atracción por los hombres, antes no había tanta información como ahora. El conocimiento te da la fuerza, hace que enfrentes tus miedos, te respetes, te quieras y que los demás lo hagan”.

Si quieren dar ese paso, recomiendo que antes investiguen.

9. Fer, el descuidado

Estudiante

“Todo comenzó a los 17 años, cuando en el transporte de la prepa un “wey” que no conocía, (pero que al parecer viajaba siempre en el mismo autobús que yo), me dio una nota con su nombre, su correo, su número de teléfono y también decía que le gustaba mucho.

Recibí el papel pero ignoré al tipo y la nota la guardé en mi pantalón. Mi día fue normal hasta que por la noche dejé mi ropa en el cesto y mi mamá checaba que nada se quedara en las bolsas antes de llevarla a lavar.

Tres semanas después, me puse ebrio, mi mamá aprovechó y me confrontó. Me preguntó que qué pasaba conmigo y por supuesto me dijo que había encontrado “la notita”. Y así, casual, le confesé borracho que era gay. Ella me respondió con un “te quiero” y que no importaba lo que comentaran las personas; mientras yo estuviera bien, contaría con ellos”.

 

10. Cuando ya sabían lo de Giovanni 

Reportero y estudiante de comunicación

“Una noche llegué a mi casa, no borracho pero sí entonado, y mis papás estaban muy tranquilos sentados en la mesa. En ese momento algo sucedió en mí y decidí que era tiempo de que supieran o confirmaran que era gay.

Tan solo les comenté que tenía que decirles algo importante y eso era: “mamá, papá, soy gay”. Ellos lo tomaron muy tranquilos, me dijeron que ya sabían pero que necesitaban que se los confirmara.

Hablaron conmigo y me comentaron que su única preocupación era la violencia por parte de muchos homofóbicos, sin embargo sabían que me podía defender, y poco a poco lo aceptaron. Ya han conocido a 2 de mis parejas y lo único que pasa ahora es que aún tienen un poco de dudas respecto al sexo”.

Fuente: 10 maneras de confesar que eres gay.


2 comentarios en ¿Cómo Contarlo? “Mamá, Soy GAY” –> ¡10 HISTORIAS REALES!

  1. la verdad que me siento muy identificado con este post, hace dos años tuve que decirle a mi madre que era gay, soy deportista y estaba pasando mi tercer año de facultad pero no le podia decir a mi madre que mi pareja era un camionero extranjero, cuando estuvo a punto de descubrirnos le conte, ahora pasado los años me comprende…..espero que junten fuerzas y hagan lo mismo

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.