El diagnóstico de la hiperactividad infantil (TDAH) y su tratamiento

hiperactividad

El TDAH (Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad) es un problema que afecta a un 3-7% de la población infantil y que suele ser más visible en la etapa escolar. Los niños que padecen este trastorno encuentran problemas para terminar las tareas que se les mandan pues suelen contar con un problema de déficit de atención y/o hiperactividad/impulsividad, lo que les impide concentrarse en lo que están haciendo, incluso a pesar de que muchos de ellos presentan altos niveles de inteligencia.

No obstante, aunque en la actualidad aún se desconoce la casusa del trastorno, si el TDAH se detecta a tiempo, existen tratamientos para poder corregirlo y conseguir que el niño logre concentrarse para poder obtener mejores resultados en el colegio y su familia pueda estar más tranquila.

Es por ello que es importante conocer cuáles son exactamente los síntomas para poder atajar el problema cuanto antes. De hecho, los maestros también pueden ser una gran ayuda para detectarlo. Así pues, si sospechas que tu hijo pueda tener hiperactividad infantil es importante que puedas concertar una cita para hablar sobre el tema.

La mayoría de los niños que presentan TDAH son incapaces de mantenerse quietos durante mucho tiempo y se mueven mucho mientras están sentados e incluso llegan a levantarse sin permiso. Además, son niños que tienden a excitarse demasiado a menudo y a correr y saltar en los lugares más inapropiados. Por otro lado, el problema también puede reflejarse en que suelen hablar mucho e incluso responden antes de que se haya terminado de formular una pregunta, y es muy frecuente que interrumpan a los demás, tanto hablando como en lo que están haciendo. También presentan dificultades  para esperar su turno cuando están realizando actividades en grupo.

Por otra parte, el TDAH puede acarrear problemas de déficit de atención, dificultando que los niños puedan atender a los detalles que se les explica, seguir instrucciones, organizarse para hacer algo y recordar las tareas diarias. Además los niños con déficit de atención se distraen muy a menudo y evitan las tareas que requieren de una gran concentración.

No obstante, para que pueda realizarse un diagnóstico de hiperactividad infantil, el niño no debe solamente presentar algunos síntomas, sino que es necesario que estos realmente estén dificultando su aprendizaje y que pueda llevar una vida normal. Esto quiere decir que es necesario ponerse en manos de especialistas que puedan realizar un estudio que permita hacer un diagnóstico riguroso y fiable.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.