Cómo Evitar Comer de Más por el Hambre Emocional

Consejos para evitar los kilos de más que son el resultado del hambre emocional que propicia la ansiedad.
Cómo Evitar Comer de Más por el Hambre Emocional

Existen distintos tipos de hambre. El hambre saludable es aquella sensación condicionada por la experiencia fisiológica del ser humano que, necesita tomar alimentos. Por el contrario, el hambre emocional es esa ansiedad de comer como si no hubiese un mañana, con una mayor preferencia hacia alimentos poco saludables cuando se consumen en exceso. ¿Cómo puedes saber si comes por ansiedad? Por cómo te sientes después de haber disfrutado esos alimentos.

Tal vez los has disfrutado en un primer momento, en el instante de probarlos, sin embargo, luego han dejado en ti el peso de la culpa o la baja autoestima. Cuando te alimentas por una necesidad fisiológica te sientes bien porque esos alimentos han calmado el hambre real. Por el contrario, cuando comes con la urgencia de las emociones, esa alimentación compulsiva genera un círculo de negatividad que te lleva a encontrar en la comida un refugio psicológico.

Uno de los síntomas de una persona que come de más por ansiedad es que no tiene verdadera voluntad para moderarse ante ciertas tentaciones, por ejemplo, el chocolate. El ser humano puede establecer distintas relaciones con la comida. Es motivo de dolor caer en la trampa de intentar llenar las frustraciones e insatisfacciones con una ración de dulce.

¿Cómo dejar de comer por ansiedad? En este post te damos ideas.

Consejos para controlar el hambre emocional

  • 1. Escribe un diario nutricional en el que anotes detalles sobre hábitos, reflexiones y emociones en torno a la comida. De este modo, a través de la escritura puedes hacer un seguimiento a este malestar.
  • 2. Concreta qué estímulos recibes cuando sientes ese impulso irracional de ir al frigorífico para picar algo. Es muy posible que una frustración, un dolor emocional, el estrés o una experiencia subjetiva desagradable estén en la base de estas reacciones.
  • 3. Asume aquello que te ocurre y haz algo para cambiarlo. Por ejemplo, pide ayuda profesional. Es importante para tener una motivación extra.
  • 4. Al hacer la cesta de la compra, es importante que evites cualquier tentación que luego puede volverse en tu contra. Tal vez pienses que cuando estés en casa podrás controlar el consumo de esos productos que te encantan, sin embargo, para evitar la tentación es mejor comenzar por evitarla de un modo innecesario.
  • 5. Observa el ejemplo positivo de otras personas. Los retos de alimentación pueden suponer mucho esfuerzo a la mayoría de las personas. Si conoces en tu entorno a alguien que haya hecho dieta, por ejemplo, puedes hablar con ese alguien para que te cuente su experiencia. Con sus palabras te darás  cuenta de que el esfuerzo de cambiar hábitos es alto, sin embargo, la recompensa posterior es muy alta.
  • Coaching nutricional

Por medio de un proceso de coaching nutricional puedes tomar autoconciencia a partir de tus propios hábitos para eliminar aquellos que sobran, fortalecer aquellos que te hacen bien y desarrollar nuevos recursos con los que afrontar esta situación. El coaching nutricional puede ayudarte especialmente porque la clave del éxito de este proceso reside en la motivación emocional constante.


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.