6 Razones para Dejar de Temer los Cambios

Cinco buenas razones para dejar de temer el cambio y vivirlo con la naturalidad de una realidad positiva.
5 Razones para Dejar de Temer los Cambios

Los cambios forman parte de la vida. Motivo más que suficiente para empezar a tener una actitud diferente ante este hecho inevitable. ¿Cuáles son las razones para dejar de temer los cambios?

1. Cambias desde que naces

Evitar los cambios es como querer dar la espalda a tu propia naturaleza. Como ser humano, eres un ser en constante proyección, cambio y desarrollo personal. Por tanto, si los cambios te definen en esencia, cuando te resistes al cambio gastas una energía importante en ir contracorriente. Observa cómo los demás cambian a tu alrededor. Por tanto, aplica este ejemplo a ti mismo. El propio paisaje cambia a partir de la evolución de las estaciones.

2. El cambio es evolución

Imagina que toda tu vida estuvieses quieto en un mismo punto. Imagina que observas toda tu existencia desde una rutina inamovible. Desde esa posición, no avanzas, no creces. Por el contrario, desde la perspectiva del cambio, te abres a nuevos horizontes y realidades personales.

El cambio es evolución y, también, madurez. Por ejemplo, cuando cumples treinta años adoptas responsabilidades y roles que no tenías cuando eras adolescente.

3. La emoción de la sorpresa

Si existe una emoción positiva y agradable, esa es la sorpresa. Es cierto que existen sorpresas que no son bonitas, sorpresas que rompen tus expectativas de forma negativa. Sin embargo, salir de tu zona de confort significa darte el permiso de avanzar y evolucionar en tu vida desde la perspectiva de la ilusión de aquello que está por llegar. Nuevos retos y nuevos proyectos en el ámbito personal y profesional.

4. Tienes recursos para afrontar los cambios

Cuando temes el cambio, te sitúas en una posición de indefensión absoluta. Sin embargo, la realidad es que tú tienes poder y capacidad para afrontar esas situaciones. Y si no entrenas esos recursos, esos recursos mueren en cierta forma porque al no exponerte a ciertas situaciones, crees que no los necesitas.

5. Los cambios traen lecciones importantes

No todos los cambios van a gustarte, eso está claro. Sin embargo, los mejores cambios son aquellos que traen consigo importantes reflexiones de vida. Reflexiones que te permiten meditar y profundizar en las razones que te han llevado a sentirte de esta forma. Los cambios te permiten reflexionar sobre verdades importantes, por ejemplo, quién eres, quién deseas llegar a ser y cómo quieres proyectarte en el mundo.

Los cambios te permiten explorar distintas posibilidades para tomar tu decisión definitiva, es decir, para decidir, realmente, dónde deseas estar. Si no vives distintos cambios, no puedes saber qué es aquello que te conviene.

6. No puedes controlarlo todo

Por mucho que te esfuerces y te empeñes, no puedes controlarlo todo. Más allá de cualquier tipo de planificación, siempre existen imprevistos inesperados. Factores que trascienden a tu propio control.

Por tanto, ábrete a la novedad de vivir. Ábrete a la emoción de aquello que está por llegar. Porque detrás de un cambio, puede estar tu mayor oportunidad de felicidad.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.