Cómo no ser IMPULSIVO

Cómo no ser IMPULSIVO

Hoy nos referiremos a los puntos que tenemos que tener presente y dejar de ser impulsivos, existen ciertas técnicas y estrategias que podrían resultar muy efectivas. Sabemos que existen diferentes grados de impulsividad.

Si eres de las personas que reflexionas sobre las consecuencias de las acciones que fueron marcadas por la impulsividad y sientes arrepentimientos por haber actuado de esta forma cuando se calman las sensaciones deberás pensar que la toma de conciencia sobre determinado límite es un gran primer paso para cambiar la actitud.

Características de las personas impulsivas

Existen algunas características en común que podrían tener las personas impulsivas, desde el punto de vista psicológico.

Este tipo de personalidad sienten una urgencia de la inmediatez. En general las personas tienen la capacidad de esperar este es uno de los aprendizajes necesarios a nivel humano. Las personas impulsivas no se detienen a reflexionar sobre lo importante que es elegir el momento adecuado para un determinado fin, buscan tener una gratificación rápida, inmediata. La urgencia se encuentra reforzada en su interior por cierto grado de impaciencia.

Continuos cambios de humor

Una de las consecuencias más importantes de la impulsividad es sufrir cambios bruscos de humor sin que hubiera razones de este giro ni nada de forma anticipada que lo provoque. Estos cambios aparecen, en apariencia, de manera imprevisible. Los cambios de humor se pueden dar, por ejemplo, ante la frustración luego de que se rompen con las expectativas que se habían depositado en algo en concreto.

Problemas para cumplir con obligaciones

Estas personas pueden tener ciertas dificultades para cumplir con la gestión diaria, cotidiana. Una persona con impulsividad es una víctima de sus propios impulsos. Las personas impulsivas sienten que su ritmo interno se puede ver modificado o alterado con mucha frecuencia a partir de su propia desorganización.

No miden consecuencias de sus palabras y actos

La impulsividad genera cambios en el ánimo de estas personas en determinados momentos. No llegan a medir las consecuencias de sus acciones, no se detienen a pensar con tranquilidad sobre los diferentes temas.

La impulsividad se manifiesta en el hecho de que la persona no vive estos episodios en determinadas ocasiones sino que es más bien algo periódico.

Técnicas y estrategias efectivas

Existen diferentes estrategias y técnicas para dejar de ser impulsivos.

Algo muy fácil y simple de realizar es, simplemente, contar hasta cinco. La idea se vuelve efectiva cuando se aplica en la práctica, cuando se vive la experiencia. Es necesario hacerla de forma cotidiana, tomarse el tiempo para ver los resultados. Así se podrá darle un giro a la situación al recordar que cada persona tiene el control

Para aumentar el empoderamiento personal, es necesario identificar una situación repetida de la vida en la que se genere cierta impulsividad. Cuando se llega a contextualizar esta información se puede comenzar a trabajar en el propio crecimiento interior poniendo el foco de atención en un punto específico.

Salir a dar paseos

Quizás no siempre se tenga el tiempo necesario para salir a dar un paseo por la calle, pero si se puede tomar algunos minutos para caminar por la casa, abrir la ventana y disfrutar el aire nuevo. Si existe la posibilidad de salir a caminar por un parque o por la calle mucho mejor.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.