Dejar los Estudios: ¿Cómo Tomar la Decisión?

¿Estás pensando en dejar los estudios? En este post te ayudamos a tomar tu decisión.
Dejar los Estudios: ¿Cómo Tomar la Decisión?

Solo quien en algún momento ha vivido la angustia de estar inmerso en una rutina académica que no le satisface sabe el sufrimiento que produce este hecho. Dejar los estudios es una decisión que casi nadie toma en cuestión de un día sino que es fruto de la acumulación de la negatividad, el drama y la frustración. Tus estudios son tu presente pero también tu futuro. Y es aquí donde se acentúa la angustia a partir de la sensación de haber elegido un camino que no te lleva al punto en el que quieres estar mañana.

Consejos para meditar tu decisión

Y esto te lleva a tirar la toalla. Sin embargo, también existe un miedo frecuente en este tipo de casos: ¿Qué dirán los demás? ¿Qué dirán los padres? Este miedo aumenta cuanto menos tiempo te falte para acabar la carrera, es decir, cuanto menos tiempo hayas tardado en tomar la decisión.

Se trata de una decisión tan personal que solo tú puedes decidir de forma madura y responsable qué te conviene, asumiendo siempre las consecuencias de tus actos. Si te falta solo un curso o algunas asignaturas para acabar tus estudios, te sugiero que hagas el último esfuerzo extra para terminar y obtener el título. Este título puede servirte de ayuda a nivel laboral para encontrar empleo.

Sin embargo, si finalmente decides no continuar con tus estudios, asume que se trata de tu vida. Es decir, agradece los consejos que recibes por parte de tus seres queridos y amigos pero recuerda que esta es tu elección. ¿Cuál va a ser tu plan B? Es casi una consecuencia lógica del hecho de abandonar los estudios, es decir, si ese camino no es el que te ha conducido a la felicidad, entonces, reflexiona sobre qué puedes hacer a partir de ahora. ¿Vas a estudiar otra carrera? ¿Te vas a apuntar a un curso de Formación Profesional? ¿Vas a buscar trabajo? ¿Te vas a tomar un periodo sabático? Ten un plan B, no te conviertas en un “ni ni”.

Habla con quien puede asesorarte

No cualquier persona puede orientarte igual de bien en una situación de estas características complejas a nivel pedagógico y laboral. Por ejemplo, puedes hablar con uno de tus profesores para que te oriente desde la empatía y también desde la información de interés práctico. Por ejemplo, tal vez pueda informarte sobre alguna salida laboral práctica de tus estudios y a lo mejor esa salida te gusta más de lo que piensas. También puedes hablar con una persona de tu confianza, alguien que te orienta a modo de mentoring con sus consejos y experiencia vital tan humana.

Es importante escuchar estos consejos porque existen circunstancias en las que el pensamiento de dejar la carrera viene a la mente, sin embargo, se trata de un pensamiento pasajero. Por esta razón, tal vez puedas poner este pensamiento en su contexto temporal concreto.

Analiza los pros y los contras de esta decisión. ¿Qué crees que es mejor en tu caso?


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.