¿Tienes el síndrome de la cabaña?

Hemos estados tanto tiempo encerrados en casa debido a la pandemia del Coronavirus que debido a ello son muchas las personas que han desarrollado el síndrome de la cabaña.

Sindrome De La Cabaña
Sindrome De La Cabaña

Los primeros días que tuvimos que estar encerrados se hacían duros pues que de repente te quiten la libertad de que puedas ir a cualquier sitio es duro, sin embargo, muchas personas se dieron cuenta de que vivían más tranquilas, no tenían prisas en hacer las cosas, por fin un poco de tranquilidad llegaba a sus vidas y lo que es mejor, el hogar es el único sitio en el que estamos 100% seguros frente al virus, estos son los motivos por lo que ahora aunque podamos salir a la calle muchas personas deciden no hacerlo.

¿Qué es el síndrome de la cabaña?

Este síndrome es cuando tenemos miedo de salir a la calle, nos da pánico tener contacto con otras personas y en definitiva nos impide seguir el desarrollo normal de nuestra vida.

Esto es algo natural, es decir, no tienes ningún problema mental, simplemente después de casi dos meses encerrados ahora nos dan miedo las cosas más insignificantes. Es como cuando tenemos un pajarito en una jaula, si lo sueltas sin más posiblemente no sobreviva pues estaba mucho mejor en su casita donde tenía de todo.

Si tienes el síndrome de la cabaña solo te da seguridad el permanecer en tu casa, es decir, por ejemplo, si tienes que salir a realizar la compra o a la farmacia te da ansiedad, irritabilidad e intentas posponerlo una y otra vez.

¿Cómo superar el síndrome de la cabaña después del coronavirus?

Lo primero que debemos de tener en cuenta es que no es bueno intentar salir de repente por ejemplo a un bar a tomarnos algo. Lo ideal es hacerlo poco a poco, es decir, el primer día vamos por ejemplo al súper más cercano.

Al día siguiente vamos a un supermercado que está un poquito más lejos, al día siguiente daremos un pequeño paseo por los alrededores… si aun así no sentimos muy bien podemos dar el paseo cuando menos gente haya en la calle, por ejemplo, cuando anochece o en las horas de la siesta no suele transitar mucha gente por la calle.

Es importante que a medida que vayas saliendo hagas cosas que te gusten o que te hagan sentir placer, por ejemplo, si te gusta tomar el sol te puedes parar un ratito para coger un poco de color. Si te gusta comer mucho pollo puedes comprar un pollo con patatas recién hecho, de esta manera tu cuerpo relacionará el salir con el placer y te será menos costoso volver a la nueva normalidad.

Por último, recuerda, salir siempre con todas las precauciones, mascarillas, lavar constantemente las manos para ello te vendrá genial llevar un gel hidroalcohólico en el bolso y poder lavarnos las manos siempre que deseemos. Si sigues las medidas de seguridad recomendadas estarás segura fuera de tu hogar ¡Disfruta de las salidas!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.