Caminar sobre brasas, TÉCNICAS DE COACHING

En el mundo de la psicología y el liderazgo, recientemente se ha vuelto muy importante la tendencia del ‘coaching’. A partir de diferentes cursos, las personas aprenden a motivar y canalizar la energía positiva de los equipos de trabajo, pero se requiere conocimiento de técnicas y diferentes procesos antes de poder  llevar adelante los aprendizajes del coaching de manera eficiente. En este segmento de actividades, el ‘firewalking’ (caminar sobre brasas) y el ‘glasswalking’ (caminar sobre vidrios rotos) se han vuelto en los últimos años conceptos muy repetidos para la superación de miedos y limitaciones personales. ¿Qué beneficios traen, qué riesgos y por qué se menciona tanto estas actividades?

Firewalking 2

Aprender a enfrentar los problemas

Detrás del ‘firewalking’ y el ‘glasswalking’ se esconde la misma idea: prepararnos para enfrentar problemas, situaciones complejas y obstáculos para nuestros proyectos. A través del coaching se busca superar las creencias personales que limitan nuestras acciones, y con estas dos técnicas las personas aprenden de forma directa a canalizar sus pensamientos y a superar barreras.

Caminar sobre las brasas es lo que, dentro del mundo del coaching, se conoce como una técnica de impacto. Viene importada de los Estados Unidos de Norteamérica, donde se viene practicando hace más de 40 años con cierta regularidad. Los expertos en coaching explican el ‘firewalking’ como una metáfora de la propia vida, donde las personas se enfrentan a situaciones complejas a cada hora, y donde enfrentarlas y no dejarse paralizar puede generar dolor pero también satisfacción al no estar siempre estancados en el mismo lugar. El objetivo final de la técnica ‘firewalking’ es que las personas ganen mayor confianza en sí mismas y que se vuelvan más resistentes.

La psicología: emociones y dolor

La relación entre el dolor, las emociones intensas y la forma en la que funciona la psiquis humana ha sido estudiada desde hace decenas de años. Entre los fundamentos y puntos de defensa del ‘firewalking’ encontramos una teoría denominada “Neuromatriz”. Sostiene que la difusión del dolor y la trasmisión al organismo se da a través de un sistema complejo donde intervienen el sistema nervioso central, el sistema nervioso periférico, el sistema endocrino y el sistema nervioso autónomo.

Firewalking

La mente juega un papel fundamental para soportar caminar por el fuego o sobre los vidrios rotos, y además enfrentar el dolor físico que nos provocan estas caminatas tiene un efecto positivo de refuerzo en nuestra estructura mental.

Enfrentar los miedos

Los usos del ‘firewalking’ para el fortalecimiento de la personalidad y las técnicas de liderazgo se han vuelto muy solicitados. La técnica resalta el coraje y otras virtudes que, según los expertos en coaching, son la clave para lograr el éxito en los emprendimientos. Enfrentar el miedo permite comprometernos con lo que hacemos, nos vuelve responsables de nuestras acciones y estimula actitudes y estados de ánimo proactivos.

La autoconfianza y una actitud positiva frente a las acciones profesionales y personales son los objetivos finales del ‘firewalking’ y el ‘glasswalking’ dentro de una estructura que busca fomentar líderes positivos y con capacidad de actuar, aún con posibilidades de equivocarse pero siempre aprendiendo del proceso.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.