Errores y restricciones en la toma de decisiones

SESGOS Y ERRORES FRECUENTES EN LA TOMA DE DECISIONES:

–          Sesgo del exceso de confianza: Se ha afirmado que “no hay un mayor problema en los juicios de valor y en la toma de decisiones que sea más persistente y más potencialmente catastrófico que el exceso de confianza”. En la medida en que tanto los directivos como los empleados adquieran más conocimientos sobre un problema, menor probabilidad de manifestar exceso de confianza.

–          Sesgo de anclaje: Tendencia a aferrarse a la información inicial y no ser capaz de ajustarse adecuadamente a la información posterior. Se produce porque parece que nuestra mente da una importancia desproporcionada a la primera información que recibe sobre un tema.

–          Sesgo de confirmación: Búsqueda de la información que refuerce nuestras elecciones anteriores y descontamos aquella información que la contradiga. Tendemos a aceptar de primeras la información que confirma nuestras opiniones preconcebidas, mientras que somos críticos y escépticos con información que pone en duda estas opiniones.

–          Sesgo de disponibilidad: Tendencia que tienen las personas a basar sus juicios de valor en la información que tienen fácilmente disponible.

–          Escalada del compromiso: Apegarse a una decisión incluso cuando está demostrado que es equivocada.

–          Sesgo de retrospección: Tendencia a creer erróneamente, después de conocer el resultado de un suceso, que habíamos previsto acertadamente dicho resultado. Reduce nuestra capacidad de aprender del pasado, nos permite creer que somos mejores haciendo predicciones de los que realmente somos, y puede dar lugar a que tengamos más confianza en la precisión de las decisiones futuras de la que deberíamos tener.

RESTRICCIONES ORGANIZACTIVAS A LA TOMA DE DECISIONES:

–          Evaluación del desempeño: A la hora de tomar decisiones, los directivos están muy influidos por los criterios con los que se les evalúa.

–          Sistemas de recompensas: Influye sobre los agentes que toman las decisiones sugiriendo cuáles son las elecciones preferibles en cuanto a recompensa personal.

–          Normativas formales: Todas las organizaciones, exceptos las más pequeñas, crean normas y políticas para programar las decisiones, con la intención de conseguir que los individuos actúen de la forma que se quiere.

–          Restricciones temporales impuestas por el sistema: Las organizaciones imponen fechas tope para tomar decisiones. Estas condiciones generan presiones temporales y suelen hacer difícil, si no imposible, recopilar toda la información que querría tener el individuo que tiene que tomar la decisión antes de hacer su elección final.

–          Precedentes históricos: Las decisiones no se toman en el vacío, tienen un contexto, que se puede describir con precisión cada decisión individual como un punto en un continuo de decisiones. Las decisiones que se han tomado en el pasado son fantasmas que acechan continuamente a las elecciones actuales.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.