Seis Beneficios Positivos de la Paciencia

Seis beneficios efectivos y positivos que la paciencia produce en tu vida de manera directa.

Seis Beneficios Positivos de la Paciencia

No existe medicina que cure más en ciertas situaciones que la paciencia. Vivimos un momento histórico en el que la paciencia parece no tener sentido en medio del fenómeno de la inmediatez tecnológica. Sin embargo, aprender a esperar es un gesto de responsabilidad feliz. ¿Cuáles son los beneficios de la paciencia?

Aceptar el ritmo de la realidad

La vida no siempre fluye según tu criterio. En la mayoría de los casos, tienes que aprender a esperar. Si te dejas llevar por la impaciencia corres el riesgo de tirar por la borda cualquier avance personal por el simple hecho de que las cosas no se estén dando tal y como te gustaría. Por medio de la paciencia, entrenas tu propia tolerancia con la realidad.

Actitud personal

Como bien te hemos recordado en más de una ocasión en Psicología y Autoayuda, la realidad es la que es, sin embargo, tú tienes mucho que decir en términos de actitud. Pocas virtudes contienen tanta fortaleza como la paciencia que te permite afrontar mejor una situación difícil. Sin embargo, recuerda que incluso la paciencia tiene un límite y que también es fundamental analizar en qué situación quieres ser paciente y en qué ámbito no tiene ningún sentido esperar.

Sabiduría

Generalmente, las personas mayores son más pacientes que las personas jóvenes. Por tanto, con el paso del tiempo, han adquirido la sabiduría de la experiencia, ese conocimiento que solo aporta la reflexión asociada a los años. Por ello, la paciencia te ayuda a poner serenidad a una realidad para observar el presente más allá de lo inmediato, es decir, también puedes proyectarte en el futuro.

Educar el carácter

Las personas impacientes suelen envidiar la actitud paciente de aquellos que conocen la importancia de aprender a esperar. En ese caso, ignoran que la paciencia no es un patrimonio innato sino un bien que cualquier ser humano puede cultivar desde sus circunstancias. A partir de tus propias circunstancias, tienes la oportunidad de marcarte objetivos específicos para ser más paciente de verdad.

Inspiración para los demás

Si las emociones se transmiten por medio del efecto contagio, cuando tú eres paciente, consigues transmitir a los demás tu propio estado de ánimo. Imagina lo medicinal que puede ser eso cuando una familia está pasando una situación difícil y una de ellas tiene la capacidad de transmitir serenidad y templanza a los demás. Por tanto, piensa que cuando eres paciente no solo te estás ayudando a ti mismo, sino también, a los demás.

Menos estrés

El estrés y la impaciencia se dan la mano de manera directa. Sin embargo, la paciencia es un bien fundamental para poner freno a esa tensión interna que produce el malestar de una situación difícil y compleja. Eso no significa que la paciencia consiga reducir el estrés a cero, sin embargo, sí es eficaz para minimizar su impacto de alguna forma.

¿Qué otros beneficios aporta la paciencia según tu criterio y experiencia práctica?

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.